La vinculación con el Regimiento de Infantería Zamora 8 “El Fiel”


No es frecuente que una ciudad conserve, tantos años después de su desaparición, el recuerdo de una unidad militar que estuviera de guarnición en la misma, que los ciudadanos que sirvieron como soldados conserven tan vivos los lazos de amistad y camaradería y que, incluso, se reúnan periódicamente o que conmemoren los aniversarios de su jura de bandera u otros episodios. Y eso ocurre con el Regimiento de Infantería Zamora 8, “El Fiel”, que estuvo en Ourense desde 1943 a 1987, en que fue disuelto, al serlo la Brigada de Infantería DOT VIII, como consecuencia del Plan Meta (Modernización del Ejército de Tierra) que supuso la desaparición de la mitad de las unidades hasta entonces activas.

En los 44 años que el Zamora 8 estuvo en el viejo caserón de San Francisco, unos 30.000 soldados pasaron por sus filas, en gran medida gallegos, y sobre todo, ourensanos, ya que, aparte del personal de remplazo, fueron cientos los que sirvieron como voluntarios para quedar en casa. Como no comían ni dormían en el cuartel, salvo estar de servicio, su rebaja de rancho servía para mejorar el de los demás soldados, e incluso con ese dinero se ayudaba a realizar pequeñas obras y sobre todo a la conservación del claustro del siglo XIV y otras partes monumentales del cuartel. Los diversos coroneles se la jugaban, pero era el único modo de mantener los edificios y otras necesidades, entonces cosa normal y hoy impensable.

A lo largo de los últimos años, he escrito varias veces en La Región sobre el Zamora 8. Lo hice para conmemorar que el aciago 23 de febrero de 1981, cuando lo mandaba el coronel Camiña, estuvo inequívocamente al lado de la Constitución; lo hice cuando se conmemoraron los 25 primeros años de su disolución en 1987, y en otras ocasiones recordando a queridos amigos que nos fueron dejando como el comandante García o los coroneles Castaño y Freire, entre otros.

Y tengo muy avanzado un libro sobre este regimiento que no doy acabado por el ingente material, sobre todo fotográfico de que dispongo. Entre esos objetos está la última bandera que se arrió del mástil del Zamora 8 cuando el cuartel fue abandonado por el Ejército y entregado al Ayuntamiento en 1993.

Tras la disolución del regimiento, gracias al teniente Arnáiz, pude recuperar gran cantidad de fotos de diversas épocas, objetos de la banda, metopas, libros, y hasta las últimas banderas que ondearon en el mástil de la principal, una de las cuales, la de los días de gala, todavía con el escudo del régimen anterior (que es la que figura en la Constitución, por cierto) , guardé 25 años para entregar al museo del Regimiento Isabel la Católica número 29, al que pertenece el Batallón Zamora.

Cuando como consecuencia del Plan Meta se disolvió el Regimiento redacté una interpelación parlamenta que se presentó en el Congreso proponiendo al Ministerio de Defensa que se fusiona el Zamora 8 con el Isabel la Católica, pero de modo que se conservara el nombre y palmarés del regimiento histórico, fundado como Tercio de Bobadilla en 1580 frente a una unidad del siglo XIX, sin otro historial que haber intervenido en guerra civiles. Fue presentada en el Congreso de los Diputados por Gabriel Elorriaga del PP, en nombre de los veteranos del Regimiento, y le contestó en nombre del gobierno el diputado del PSOE Virgilio Zapatero, quien dijo que todos los regimientos españoles eran históricos y se quedó tan fresco. Asombrosamente, poco después se rehabilitó, tras disolverlo el Regimiento de Infantería Soria número 9, que tenía un numeral superior en la nómina de la Infantería.

Una de las curiosidades del Zamora 8 es que compendia desde todos los ámbitos la historia reciente de Galicia y de la propia Infantería. Es conocido el suceso de que estando en la isla de Bommel en los Países Bajos en las campañas del siglo XVI halló una imagen de la Virgen Inmaculada que luego fue declarada patrona de todo el Arma, tras el episodio, entre la historia y la leyenda. Es el Regimiento, cuyo segundo batallón alza en Lugo el coronel Solís en defensa de la Constitución el 2 de abril de 1846. Solís dirigió una arenga a sus soldados: ¡Gallegos: españoles todos: ¡Viva la Reina libre!, ¡Viva la Constitución!”. Solís y doce oficiales del Zamora serían fusilados tras la derrota en Carral, y durante el Bienio Progresista declarados “Beneméritos de la Patria”. Este acontecimiento, recordado en un hermoso monumento, encuadra el nacimiento del galleguismo. Y es el regimiento que estando de guarnición en Ferrol al que es destinado el segundo teniente de Infantería Francisco Franco. Curiosamente, cuando falleció Franco, su esposa, Carmen Polo, donó al regimiento el centro o bengala de mando del caudillo con la que aparece en las fotos oficiales, y que más tarde iría a dar al Museo Militar de A Coruña.

A lo largo de sus años de guarnición en Ourense, el Zamora 8 fue un vecino más presente en todos los órdenes de la vida de la ciudad, y sus bandas de música y guerra daban conciertos o participaban en todo tipo de celebraciones y acontecimientos populares. Cada tarde, una parte de sus soldados permanecían en el cuartel como retén ante cualquier evento que requiriera su presencia, frecuentemente apagar incendios forestales o acudir a cualquier emergencia pública. En Semana Santa, cerraba las procesiones del Viernes Santo y en el Corpus cubría la carrera todo el batallón y acompañaba al cortejo una compañía de honores.

En aquel tiempo (hablo de los finales de los años 60 en que serví en sus filas) era frecuente se tocara “generala” a media noche y que la tropa pernocta tuviera que presentarse en el cuartel rápidamente para la movilización de la unidad. Existía un sistema de enlace muy eficaz de modo que no faltaba nadie y en menos de una hora el regimiento estaba en orden de marcha. Acabado el simulacro, se servía café a la tropa. Luego, los que dormíamos fuera bajábamos en tropel a ver encontrábamos algo abierto. Y, generalmente, se acababa en el único sitio posible, que no cito por si hay señoras delante y ustedes se imaginan.
Seguiremos con otras historias otro día.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto