La CEOE rechaza el referéndum y apoya las “acciones necesarias” para hacer cumplir la ley

 

La junta directiva de la CEOE se reunió ayer para analizar la situación creada por el desafío soberanista en Cataluña y expresó su “profunda preocupación por la convocatoria del referéndum ilegal”, al tiempo que advirtió del impacto que puede tener en “la confianza del mundo empresarial e inversor en Cataluña y en el resto de España”.

En un comunicado enviado a los medios la patronal mostró su apoyo explícito a “todas las acciones que se consideren necesarias llevar a cabo con el objetivo de hacer cumplir la legalidad vigente”. “Los empresarios siempre estamos con la legalidad y por el cumplimiento estricto de las leyes y la Constitución española, así como la legislación internacional, especialmente de la Unión Europea, que son las mejores garantías de la seguridad jurídica imprescindible para la competitividad de nuestras empresas”, dice el texto.

La organización presidida por Juan Rosell reclama afrontar lo que considera un “problema político de gran envergadura” con “la mayor urgencia posible y sentido constructivo para que no afecte a la convivencia social y prosperidad económica”.

Según apunta LA VANGUARDIA, la visión de la CEOE es “similar a la que mantienen en privado las grandes organizaciones empresariales catalanas (Foment, Cambra de Comerç y Cercle d´Economia)”. Por su parte, el presidente de la patronal Cecot, Antoni Abad, señaló que “los conflictos políticos se solucionan con la política, no con la legalidad como último argumento” y consideró que “los catalanes quieren ser consultados”. La patronal de las pymes Pimec también emitió un comunicado en el que afirmó que “se debe cumplir con la legalidad, pero no se pueden obviar los sentimientos” y añadió: “Siempre hemos defendido el derecho a decidir, el cual debería ser ejercido mediante un referéndum acordado con el Gobierno central, dentro de un entorno de seguridad y certeza jurídicas”.

Paralelamente, el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola, reconoció que algunas empresas pueden estar preparando “planes de contingencia” de cara a una hipotética salida de Cataluña de España, aunque aseguró que de momento no se están produciendo “movimientos de forma efectiva”.

Según el ministro de Economía, Luis de Guindos, desde el Gobierno no se ha identificado “ningún tipo de deslocalización” empresarial en Cataluña porque “no hay ningún inversor racional que considere que el escenario de independencia se vaya a producir”. En la sesión de control explicó que las agencias de calificación afirman que la secesión tendría un impacto “muy negativo” para Cataluña y para España.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto