Dos gallegos detenidos en una operación internacional de tráfico de armas

La Guardia Civil en el marco de la operación RUGER, con el apoyo de las autoridades policiales y aduaneras de Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y EUROPOL, ha procedido a la detención en España de uno de los mayores traficantes de armas en la Dark Net (Internet oscura), y de forma simultánea a la detención en otros países de 5 de los compradores de las mismas.

Tras la detención en España de este individuo se procedió a realizar siete registros en las provincias de Navarra, Barcelona, Pontevedra y A Coruña, concretamente en A Estrada, estos dos últimos vinculados al único comprador de armas ubicado en nuestro país. En el transcurso de dichos registros se intervinieron, entre otros, los siguientes efectos:
  • 22 armas cortas (pistolas y revólveres).
  • Una escopeta de cañones recortados.
  • 1 mechero-pistola del calibre 6.35 mm.
  • 15 cargadores de pistola.
  • Numerosos cañones nuevos de pistola, de fabricación artesanal.
  • Gran cantidad de piezas de repuestos de armas de fuego.
  • Munición de los calibres 357 magnum, 6,35 mm. y 12.
  • Más de 500 vainas sin cebar de los calibres 6,35 y 7,65 mm.
  • Más de 500 proyectiles de los mismos calibres.
  • 1.000 fulminantes para la recarga de cartuchería metálica.
  • 1 kg. de pólvora
  • Una máquina de recarga de cartuchería metálica y dos kits para fabricación de munición de los calibres 6,35 y 7,65 mm..
  • Maquinaría y herramientas para la fabricación de cañones y la transformación de armas de fuego, tales como una fresadora computerizada, un torno, un taladro de columna, un equipo de soldadura, etc..
  • 7 barras de acero para la fabricación de cañones.
  • Numerosos equipos informáticos y abundante documentación para su análisis.
  • Más de 1.500 euros en metálico, al mismo tiempo que se han bloqueado dos cuentas corrientes.

 

Destacando por su peligrosidad, facilidad de ocultación e ingenioso diseño los mecheros-pistola del calibre 6,35 mm. que fabricaba el propio detenido de forma artesanal para su posterior venta en la red.
Esto supone uno de los mayores golpes a nivel internacional a esta actividad ilegal que se mueve al amparo del anonimato y aparente impunidad de la internet más profunda y sus cryptomercados.

PAQUETES POSTALES SOSPECHOSOS

 

La operación se inició el pasado mes de marzo cuando los servicios de seguridad de Correos en Navarra detectaron varios paquetes postales con destino al extranjero que contenían armas de fuego y municiones cuidadosamente ocultas en su interior.
A pesar de haber utilizado identidades ficticias para la remisión de los paquetes, del borrado del número de serie de las armas y de las numerosas medidas de seguridad adoptadas para evitar ser descubierto; y tras varios meses de minuciosa investigación por parte de los agentes de la Guardia Civil permitieron la identificación del autor de tales envíos que resultó ser un vecino de Pamplona, de 24 años de edad.
La investigación sobre este individuo reveló que, haciendo uso de diversas empresas de logística e identidades ficticias, sólo en lo que va de año había enviado al menos 30 paquetes postales a más de 11 países de Europa, América y Asia, que se sospechaba contenían armas, tal y como se vino a confirmar posteriormente. Igualmente se pudo constatar que, a pesar de su juventud y carecer de trabajo, el mismo llevaba un elevado nivel de vida, con frecuentes viajes y cambios de domicilio, lo que incluso le permitió adquirir un velero que tenía atracado en el puerto olímpico de Barcelona.
Este individuo adquiría las armas inutilizadas y las manipulaba para que efectuaran fuego real y con las que posteriormente traficaba en el mismo establecimiento de Eslovaquia de donde salieron las armas utilizadas en los atentados terroristas de Paris de Enero de 2015 y del tren Thalys en Agosto de ese mismo año; lo que da una idea de la peligrosidad potencial de sus actividades ilícitas.
Uno de los lugares registrados fue un garaje que el investigado utilizaba como “piso de seguridad” y donde tenía instalado un completo taller clandestino, dotado de sofisticada maquinaria, donde este fabricaba los mecheros-pistola antes aludidos, manipulaba el resto de las armas, fabricándoles e instalándoles cañones nuevos, les borraba el número de serie, fabricaba la munición que vendía junto con las mismas y preparaba los paquetes postales disimulando las armas en su interior con diferentes técnicas para tratar de que pasaran desapercibidas en los controles de seguridad.
El intercambio de información con las autoridades policiales y aduaneras de los países de destino de los envíos postales permitió descubrir que uno de ellos ya había sido intervenido en Reino Unido tras detectar que contenía una pistola y munición en su interior, así como que en otros casos los receptores de los mismos eran personas implicadas en delitos graves como homicidios, o que otro de ellos se había suicidado en Alemania inmediatamente después de recibir la pistola comprada al investigado.
De forma simultánea se realizaron actuaciones en los países de residencia de los compradores de las armas, destacando Alemania donde se detuvo a otras 3 personas y se registraron otros tantos domicilios en cuyo transcurso se intervinieron 3 armas de fuego y abundante munición para las mismas.

SISTEMA DE VENTA

 

El detenido vendía las armas y municiones a través de la Dark Net, concretamente en el portal Alphabay Market recientemente clausurado por las autoridades de Estados Unidos, donde era uno de los mayores y más reputado vendedores de armas. Al igual que en su vida real, en internet también adoptaba estrictas medidas de seguridad para e vitar ser identificado tales como el uso de la red TOR para anonimizar su navegación y ocultar su ubicación, el uso de software para encriptar sus mensajes con los compradores y la utilización de bitcoins para recibir los pagos, junto con servicios virtuales para impedir la trazabilidad del origen de estos, así como de tarjetas bancarias virtuales abiertas en entidades bancarias de paraísos fiscales.

CONTROL DE ARMAS

 

Esta operación es fruto de las acciones de inteligencia enmarcadas dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil que, al ser el Cuerpo que a nivel nacional tiene encomendada en exclusiva la competencia sobre el control de las armas y explosivos, ejerce un control exhaustivo sobre las mismas, haciendo un seguimiento muy estrecho de este tipo de conductas ilegales.
La operación ha sido desarrollada conjuntamente por efectivos del Grupo de Información de la Comandancia de Navarra y de la Jefatura de Información (UCE-3) de la Guardia Civil, con el apoyo de la Oficina de Investigación Aduanera (ZKA) de Alemania, la Metropolitan Police de Reino Unido, la agencia federal Homeland Security Investigations (HSI) de Estados Unidos, la policía de Chipre y EUROPOL. Así mismo para la realización de los registros se ha contado con el apoyo del Grupo de Acción Rápida (GAR), la USECIC de Navarra, la Sección de Información de Galicia y el Grupo de Información de Barcelona. Todo ello bajo la dirección del Juzgado de Instrucción Número 4 de Pamplona.

© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto