Pablo Iglesias y Ada Colau piden al PSOE que impulse una consulta en Cataluña

 

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pidieron ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que lidere una moción de censura para desalojar al PP de La Moncloa y forme un Gobierno que permita un referéndum pactado en Cataluña, en sendos mensajes pronunciados en Zaragoza, en el curso de la asamblea extraordinaria de parlamentarios y alcaldes organizada por Podemos sobre la crisis abierta en Cataluña. «Hace falta un nuevo Gobierno de unidad plurinacional y democrático que organice un referéndum en Cataluña», señaló Iglesias, tras pedir al «compañero Sánchez» que salga «de la trampa de un frente con el PP». En la misma línea, Colau se dirigió al PSOE para pedirle que «desde la responsabilidad de Estado escuche el sentimiento mayoritario de los catalanes, que en un 80% piden votar». «La responsabilidad de Estado hoy es no alinearse con un PP bunkerizado que está suspendiendo de facto la autonomía de Cataluña. La solución tiene que pasar por poder votar», afirmó la alcaldesa de Barcelona.

En el mismo acto, el líder de Cataluña en Comú, Xavier Domènech, apostó porque «las distintas naciones del Estado español decidan su futuro». «Nuestra solución no es una comisión en el Congreso pactada por el PP y el PSOE; pasa por el reconocimiento de la plurinacionalidad, eso significa que hay varias naciones soberanas que tienen que poder decidir», explicó el diputado catalán.

A la cumbre promovida por Podemos asistieron 427 cargos de Podemos y sus alianzas (IU, Compromís, Mès y Equo), así como representantes del PDeCAT, ERC, EH Bildu, Geroa Bai y PNV. Al término de la reunión, se firmó un manifiesto conjunto, denominado Declaración de Zaragoza, suscrito por todas las fuerzas políticas presentes, salvo los republicanos de ERC, en el que se pide un referéndum pactado para Cataluña y se exige al Gobierno del Estado que cese «en su política de excepcionalidad y de represión». Además, se apela al Ejecutivo para que permita que el próximo 1 de octubre la ciudadanía catalana «se exprese y ejerza sus derechos democráticos».

Varios centenares de personas con banderas españolas recibieron con gritos y abucheos a los dirigentes de Podemos reunidos en el pabellón siglo XXI de Zaragoza. Una concentración que fue creciendo a lo largo de la mañana y que impidió durante unas horas la salida de los asistentes. La presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, recibió, incluso, el impacto de una botella de agua cuando salía a interesarse por el dispositivo policial. Tras salir del recinto escoltados por la policía, los dirigentes de Unidos Podemos se quejaron de que el dispositivo de seguridad había sido insuficiente. «Quizá porque todos los agentes están en Cataluña», señaló el líder de IU, Alberto Garzón.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar