Los miembros de la Sindicatura Electoral presentan su renuncia

Los miembros de la Sindicatura Electoral, encargada de supervisar el referéndum del 1-O, presentaron ayer sus escritos de renuncia ante el Tribunal Constitucional, que decidió multarles con 12.000 euros diarios, si no cesaban en sus funciones.

El Govern agradeció a la Sindicatura la «finalización de sus trabajos de supervisión del referéndum» y pidió a sus miembros que cedan el testigo a «entes públicos, académicos e internacionales, para que sigan observando el desarrollo efectivo» del 1-O. Según la Generalitat, el traspaso de funciones de la Sindicatura Electoral no merma las «garantías» del 1-O, porque «todos los procesos y medios que lo sostienen ya han sido debidamente supervisados y validados» por este órgano. En este sentido, el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, dijo que la disolución del organismo «no pone en riesgo» el referéndum porque «afortunadamente garantías hay muchas, y la mayor de todas es el compromiso de los ciudadanos».

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, consideró que el cese de la Sindicatura Electoral es «un paso más» para poner fin definitivo al proceso.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar