Los partidos valoran la jornada catalana

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, afirmó ayer que hará todo lo posible para que el 1-O voten los barceloneses que quieran, pero al mismo tiempo se reafirmó en su intención de «proteger a la institución y a sus funcionarios». En un acto de Catalunya en Comú en Santa Coloma de Gramanet para conmemorar la Diada, Colau recriminó al Govern de Junts pel Sí que, con sus prisas por convocar el referéndum, esté «dejando fuera a la mitad del pueblo de Cataluña». «Y eso no lo podemos permitir», subrayó la alcaldesa. Al mismo tiempo, acusó a Mariano Rajoy de esconderse tras jueces y fiscales para no escuchar a los catalanes, y consideró que la indignación ciudadana es «justificadísima».

En el mismo acto, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, hizo un llamamiento a los socialistas y a ERC para «echar al PP» y «construir una alianza» con un «nuevo compromiso histórico para Cataluña y España». En su opinión, sería la salida para conseguir un referéndum pactado. «Viva Cataluña libre y soberana. Y viva la fraternidad», exclamó Iglesias.

La inconcreción de la alcaldesa de Barcelona aumentó la presión del resto de partidos que le exigen que defina ya su postura. La coordinadora general del PDECat, Marta Pascal, advirtió a Colau de que se percibiría como «extraño» que se ponga «a las órdenes» del Tribunal Constitucional y le pidió «recapacitar» porque «no cabe la equidistancia». El expresidente de la Generalitat Artur Mas pidió a la alcaldesa que «tome nota» de la manifestación de la Diada y le instó a que «ayude a poner las urnas».

Mientras, el portavoz del PP, Pablo Casado, recordó a Colau que juró cumplir y hacer cumplir la ley, que el referéndum del 1 de octubre es inconstitucional y que el Estado «no escatimará esfuerzos para penalizar al que delinca».

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, elevó sus reproches al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, por no oponerse con claridad al referéndum convocado para el 1 de octubre y le lanzó una advertencia: «Nadie que apoye este golpe a la democracia puede aspirar a ser presidente de España». Desde otra perspectiva, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, afirmó que el proceso independentista provoca un «choque entre catalanes».

El líder del PSC, Miquel Iceta, hizo un llamamiento a la «unidad» en una Diada que «es de todos», en contraste a quienes quieren «dividir» a Cataluña entre «buenos y malos, traidores (botiflers) y buenos patriotas, súbditos y ciudadanos» o «a favor y en contra» de la independencia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar