Un guardia civil fuera de servicio impidió conducir a un hombre ebrio

Un guardia civil que estaba franco de servicio impidió que un conductor ebrio y que además, dio positivo en el test de cocaína, se reincorporase a la circulación. Los hechos tuvieron lugar ayer por la tarde en una gasolinera de Oroso, en el lugar de Deixebre, a donde llegó el imputado conduciendo un Audi A 3 de color rojo. Tras apearse del coche y orinar en una zona próxima a los surtidores, el componente de la fuerza, que se encontraba repostando su vehículo acompañado de un hijo de 20 años, recriminó al individuo que pretendía emprender la marcha de nuevo.

El guardia civil, que está destinado en labores burocráticas de la Comandancia de La Guardia Civil de A Coruña, corrió hacia el conductor y trató de impedir que se introdujese de nuevo en el vehículo. Después de identificarse como componente del Instituto Armado, con la ayuda de su propio hijo y los empleados de la gasolinera, logró arrebatarle las llaves del conductor ebrio, así como un envoltorio de plástico con una sustancia blanca, aparentemente cocaína. Tras conseguir inmovilizar el vehículo y a duras penas al conductor, se puso en contacto con la central COS de la Guardia Civil para solicitar apoyo, acudió al lugar una patrulla del Cuerpo, perteneciente al cuartel de Santiago, que procedían de la zona de Pontecarreira, tras haber sido requeridos por otros ciudadanos que ya habían tenido un altercado con el hombre del Audi rojo. Entre los tres guardias civiles lograron inmovilizar, y colocarle los grilletes, al conductor que se había puesto especialmente violento al ver a los uniformados.

Alcohol y drogas

Posteriormente se desplazaron hasta Deixebre varios guardias civiles del Destacamento de Tráfico de Santiago que le realizaron los respectivos test de alcohol y drogas al investigado, arrojando ambos resultado positivopor lo que procedieron a la imputación del conductor, un vecino de Frades, de 37 años, por un supuesto delito contra la seguridad del tráfico ya que en la primera de las pruebas realizadas dio una tasa de alcohol de 0,89 mg por litro expirado y 0,79 en la segunda, además del positivo en el marcador de “cocaína”.

Las diligencias serán entregadas en el Juzgado de Guardia de Ordes.

Asimismo se formuló un acta denuncia por la tenencia de una sustancia estupefaciente, que será remitida al Subdelegado del Gobierno, en tanto que la sustancia intervenida se entregará en el Laboratorio de Sanidad para su análisis.

Gracias a la actuación del guardia civil fuera de servicio y a la posterior actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, se pudo atajar una conducta que ponía en grave riesgo la seguridad de todos los usuarios de la vía.

El investigado se enfrenta a una pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días y en cualquier caso, con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Asimismo el arrojar resultado positivo en el test sobre consumo de drogas, está castigado administrativamente con la pérdida de 6 puntos del permiso de conducción y la sanción económica de 1.000 euros

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar