Los nacionalistas catalanes aprueban la convocatoria del referéndum

El apoyo de Junts pel Sí (JxSí) y la CUP ha conseguido la aprobación de la ley del referéndum, para amparar la votación anunciada para el 1 de octubre, en uno de los debates mas prolongados y conflictivos de la historia del Parlamento autonómico catalán.

Durante la votación se ausentaron los diputados de Ciudadanos, el PSC y el PPC.

La ley ha obtenido 72 votos a favor de los grupos independentistas de JxSí y la CUP y del diputado no adscrito, Germà Gordó, ninguno en contra y 11 abstenciones de Catalunya Sí.

Previamente, el Parlament aprobó la ley del referéndum con los 72 votos de Junts pel Sí y la CUP y del diputado no adscrito Germà Gordó. Los 11 diputados de Catalunya Sí Que es Pot se abstuvieron mientras que los de Ciudadanos, PSC y PPC abandonaron el hemiciclo para no dar cobertura a una «ilegalidad». Los populares dejaron sobre sus escaños banderas catalanas y españolas, y estas últimas fueron retiradas por la diputada de Podem Àngels Martínez.

El pleno comenzó por la mañana con la admisión a trámite de la ley en la Mesa del Parlament, lo que dio pie a los independentistas a reclamar una modificación del orden del día para forzar el debate y la votación. A partir de ese momento se sucedieron varias interrupciones por parte de la oposición que pedía que se reuniera la Mesa y la Junta de Portavoces al considerar que se estaban vulnerando los derechos de los diputados porque no se daba tiempo a la presentación de enmiendas.

El secretario general del Parlament, Xavier Muro, y el letrado mayor, Antoni Bayona, advirtieron por escrito de que el procedimiento podía ser constitutivo de desobediencia a las resoluciones del Tribunal Constitucional. Muro ordenó que ningún funcionario publicara la ley en el Boletín Oficial del Parlament, paso que dieron los miembros de la Mesa. Mientras, el Consejo de Garantías Estatutarias advirtió de que la oposición estaba en su derecho de pedir una revisión previa de la norma.

La actitud de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que desoyó los argumentos legales y de la oposición, provocó que se viviera una sesión parlamentaria dura y tensa, según coinciden en calificar los diarios. El presidente de JxSí, Lluís Corominas, acusó a la oposición de poner trabas con recursos judiciales y dijo que el problema no es que vean legal el referéndum sino que «no tienen valentía de defender el no«. La diputada de la CUP, Anna Gabriel, recriminó a la oposición por poner «trabas» para obstaculizar el debate y lamentó «la falta de respeto a la presidenta» del Parlament. Gabriel dijo que la ley del referéndum es el mejor instrumento para «saltar el muro» del «régimen el 78».

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, dijo que la aprobación de la ley del referéndum supone «el error más grande y grave de la historia de la democracia», y cargó contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a la que acusó de actuar «como la gestoría del Govern». Arrimadas anunció que propondrá a la oposición la presentación de una moción de censura al presidente de la Generalitat con el objetivo de convocar «inmediatamente» elecciones.

Miquel Iceta, líder del PSC, dijo que su partido «no puede legitimar el disparate» de una ley que tendrá «consecuencias muy negativas». Iceta acusó al bloque independentistas de «liquidar» la legalidad catalana y calificó lo ocurrido en el Parlament de «vergüenza». El PSC lanzó una campaña publicitaria contra el referéndum en la que pide a los catalanes que no voten porque la consulta «no tiene garantías».

Desde el PPC, Xavier García Albiol, apuntó que la ley del referéndum no entrará en vigor porque es «un ataque a la democracia» y dijo que su tramitación ha supuesto «la peor crisis institucional que ha vivido Cataluña en 36 años». El PPC presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional en el que consideran vulnerados los derechos fundamentales de los diputados.

Los diarios dan cuenta de la división en el seno de Catalunya Sí Que es Pot después de que cuatro diputados de la coalición abandonaran el hemiciclo durante la intervención del presidente del grupo, Lluís Rabell, por el veto de IC a la comparecencia de esta formación. El portavoz de IC, Joan Coscubiella, dijo que JxSí y la CUP «están poniendo a la institución en estado de excepción».

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar