Rajoy y Puigdemont confrontados por la independencia de Cataluña

Mariano Rajoy reclamó a Carles Puigdemont que “renuncie a sus planes de ruptura, división y radicalidad” o se atenga a las consecuencias legales y penales. Frente a los reiterados anuncios del presidente de la Generalitat de celebrar un referéndum independentista en Cataluña, “en nuestras manos está defender la soberanía nacional, la Constitución y la legalidad”, replicó el jefe del Ejecutivo en un acto celebrado en la localidad pontevedresa de Cotobade, con el que abrió el curso político tras el paréntesis de las vacaciones de verano.

Acompañado por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, Rajoy también se refirió a los pitos y abucheos dedicados al Rey y al Gobierno en la manifestación celebrada ayer en Barcelona. “Estuvimos donde teníamos que estar, estamos orgullosos de haber estado allí y de que estuviera también el Jefe de Estado”, señaló, “expresando nuestro apoyo a las víctimas del terrorismo y nuestra solidaridad con todos los catalanes moderados y sensatos, la inmensa mayoría”. “Las afrentas de algunos no las hemos escuchado”, concluyó.

 

PUIGDEMONT

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, apuesta por realizar “una transición corta, muy dialogada y muy negociada, pero corta” si la opción vencedora en el referéndum que prevé celebrar el 1 de octubre es favorable a la independencia. En una entrevista de ElNacional.cat recogida por Europa Press, el dirigente catalán aboga por avanzar rápidamente hacia la creación de un Estado catalán si vence el independentismo, “y si quedan aspectos que se tienen que ir trabajando con mucha calma, que se vayan trabajando en comisiones paritarias o tripartitas, con la UE, el Estado español y Cataluña”. En su opinión, el 1-O se celebrará y la “garantía básica” que acompañará la votación será la ley del referéndum, que aprobará el Parlamento catalán “con el tiempo suficiente para permitir la convocatoria”.

En cuanto a las actuaciones que puede llevar a cabo el Estado para impedir la consulta, Puigdemont explicó que es una cuestión que le preocupa pero que no es su prioridad, y advirtió al Gobierno central que “se tendrá que explicar muy bien si intenta impedir el ejercicio de un acto democrático”. No obstante, añadió, “si el presidente Rajoy tiene interés en pactar los términos del referéndum, las puertas están abiertas, y si tengo que ir a Madrid, voy a Madrid, pero esto en estos momentos no creo que figure en ninguna mesa”.

Sobre los atentados en Cataluña, en otro orden de cosas, el dirigente catalán aseguró que Rajoy y él “se han acompañado mutuamente”, y subrayó que la comunicación entre ambos existió desde el primer momento. Acerca de la actuación de los Mossos d’Esquadra en el dispositivo posterior a los ataques, Puigdemont valoró que Cataluña ha explicado “por la vía de los hechos” que está preparada para cualquier eventualidad y que es capaz de gestionar sus responsabilidades al máximo nivel.

Según destaca hoy EL PAÍS, a 34 días para el referéndum que Carles Puigdemont pretende celebrar el 1 de octubre, su Gobierno no ha dado aún ningún paso que permita ofrecer la imagen de normalidad que dice querer dar a la consulta ilegal. Se prevé que la ley del referéndum se apruebe el próximo 6 de septiembre, pero se desconoce, entre otras cuestiones, cómo la Generalitat captará y formará a los “agentes electorales” que sustituirán a los funcionarios o cómo ha elaborado el censo, cuyos datos, habitualmente cedidos por el INE, son esenciales para unas elecciones.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar