Solo independentistas catalanes rompieron la unidad contra el terrorismo

“Fuera, fuera” fue la petición en  varios momentos de la manifestación de los nacionalistas catalanes en un intento de convertir el día de la protesta contra el crimen yihadista en jornada independentista de los radicales.

Sin embargo, avanzó por las calles de Barcelona la concentración por la unidad y la condena, formada por los representantes de la Jefatura del Estado, el Gobierno, los partidos democráticos y los ciudadanos.

En determinados puntos, don una organización muy ruidosa, aparecían de nuevo las demandas de un nacionalismo independentista al margen de los gritos de condena contra el terrorismo yihadista.

El Rey, el presidente del Gobierno, el titular de la Generalitat, y la alcaldesa de Barcelona, caminaron junto a los presidentes del Congreso y del Senado, Ana Pastor y Pío García Escudero.

 

REACCIONES

 

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pidió ayer, al término de la manifestación, que no se “magnifiquen” los abucheos y pitidos que recibió el Rey, sino que se valore “el clamor por la paz” que se pudo sentir a lo largo del recorrido de la concentración. “La gente se ha expresado con libertad, con convivencia y con paz”, añadió Puigdemont, que reconoció sentir una sensación “agridulce”, de alegría por el éxito de la concentración y de tristeza, al recordar a las víctimas de los atentados.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, por su parte, consideró que los gritos contra el Rey y las autoridades “forman parte de la libertad de expresión”, y elogió el clima de solidaridad y convivencia con que transcurrió la manifestación de “inequívoco” rechazo al terrorismo. Iglesias insistió, además, en que España debe romper relaciones económicas y políticas con países que, como Arabia Saudí, “han construido el mantra ideológico del que se alimentan los terroristas”.

En relación con este asunto, el dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, manifestó que “unos pocos maleducados no pueden manchar el nombre de Barcelona”. “Hay gente maleducada y con poco respeto que, afortunadamente, no representan a la mayoría” de los barceloneses y de los catalanes, subrayó. El líder de Ciudadanos lamentó, asimismo, que los independentistas hayan politizado una manifestación en la que los protagonistas eran las víctimas de los atentados en primer término, además de los cuerpos de seguridad y servicios de emergencias.

En la misma línea, el dirigente del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, criticó duramente la reacción de los independentistas. “Me parece lamentable que una concentración donde teóricamente se va a dar apoyo a las víctimas, el independentismo la utilice para su reivindicación”. “Estos hechos no solo son un insulto a los catalanes no independentistas, sino también al resto de España que, de manera simbólica, daba apoyo” a Cataluña tras los atentados”, añadió Albiol.

Desde su cuenta de Twitter, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, manifestó que estuvo en Barcelona “con las víctimas y por la paz”. Lo mismo hizo el líder del PSOE, Pedro Sánchez, subrayando su presencia en la Ciudad Condal “en defensa de la paz y la convivencia”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar