Prensa nacional: utilización política de los atentados en favor de la independencia

PUIGDEMONT UTILIZA LOS ATENTADOS PARA IMPULSAR EL PROCESO INDEPENDENTISTA

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, “ha hecho todo lo posible por poner fin al consenso que, siquiera fugazmente, se había impuesto en la escena política de un país conmocionado” tras los atentados de Barcelona y Cambrils. Sus acusaciones al Gobierno de haber jugado, por motivos políticos, con la seguridad de los catalanes al retener fondos y aumentos de plantilla para los Mossos “son infundadas y no responden a la realidad”. “Su objetivo manifiesto es sembrar dudas sobre la actuación del Gobierno para utilizar los atentados a fin de allanar el camino de la independencia”. Según su particular lectura “sólo un Estado independiente catalán podría luchar eficazmente contra el terrorismo”. “Si hay algo evidente en la gestión informativa y operativa que la Generalitat ha hecho de los ataques terroristas ha sido su empeño en invisibilizar al resto del Estado, especialmente al Gobierno, el Ministerio del Interior, la Policía y la Guardia Civil”. El protagonismo que el Govern y los Mossos han asumido “tenía una intencionalidad que iba más allá de la puramente operativa: se trataba de utilizar los atentados para demostrar que Cataluña ya estaba madura para la independencia y que podía asumir con toda eficacia y normalidad competencias estatales en materia de terrorismo”.

“Que el Gobierno de la nación de haya prestado indirectamente a esta estrategia, con su práctica desaparición de la escena durante más de una semana” tiene que ver en parte con los calendarios e imperativos impuestos por la investigación, que primaba el papel de los Mossos, pero “también es evidente que se ha debido a un cálculo político de oportunidad basado en la intención de no querer ser visto como el desencadenante de fricciones o dificultades que pudieran volverse en su contra”. Llega ahora el turno de la investigación, que sólo la Audiencia Nacional y el Ministerio del Interior pueden dirigir. “Toca ahora a la Generalitat aceptar el liderazgo del Estado y trabajar lealmente al lado de la Policía, la Guardia Civil, jueces y magistrados y servicios de inteligencia”.

EL PAÍS 1,8. Editorial

SERÍA RUIN HACER DE UNA MARCHA CONTRA EL IS UN ENSAYO DE LA DIADA

Concentraciones como la que esta tarde recorrerá las principales arterias de Barcelona “son necesarias para demostrar unidad ante el terrorismo y exorcizar de un modo colectivo el desgarro que provoca el terrorismo”. Pero “se corre un serio riesgo de que algunos perviertan el sentido de la manifestación y, sin importarles siquiera el dolor de las víctimas, la acaben convirtiendo en una marcha independentista y contra los símbolos de España, a modo de ensayo general de la Diada”. Sin ir más lejos, Puigdemont “dinamitó ayer esa unión con una irresponsabilidad mayúscula con unas incendiarias declaraciones al Financial Times“, “instalado en su huida hacia delante” y demostrando que antepone el plan soberanista al interés general. “Resultaría de tal inmoralidad que se manipulara la marcha, con el espanto yihadista tan reciente, que ojalá la inmensa mayoría de los catalanes que van a participar de buena fe rechacen la intentona de ERC, la CUP y varias organizaciones que abogan por la independencia”.

Por la situación de excepcionalidad en la que vivimos por la amenaza yihadista, “es una decisión acertada la asistencia del Rey”. “Hoy más que nunca la ciudadanía reclama la unidad de sus dirigentes y la presencia de Don Felipe contribuye a que se visualice”. Así, “abochorna la petición de los separatistas de que la manifestación se llene de esteladas y crespones negros en señal de rechazo al Rey y al Gobierno español”. Los anticapitalistas de la CUP llevan politizando la manifestación toda la semana. El propio Govern, ERC y la filial catalana de Podemos “han seguido la estela de la CUP hasta el punto de pretender que una marcha contra el Estado Islámico se convierta en una palanca del procés“.

EL MUNDO 3. Editorial

CONTRA EL TERROR Y POR LA LIBERTAD

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “ha puesto de su parte, para el éxito de la manifestación de hoy, un mensaje de unidad política sin distinciones ideológicas”. Es el contrapunto a los discursos partidistas del nacionalismo y, sobre todo, a las estrategias de ruptura ciudadana promovidas por la CUP y otros grupos de extrema izquierda. “Ha sido un acierto por parte de Rajoy no implicarse en polémicas divisorias y lanzar un mensaje que una a la sociedad en torno a las víctimas y al rechazo al terrorismo”. El éxito de la manifestación de hoy debe ser, más allá del duelo por las víctimas, una reivindicación de nuestro modelo de vida social y político, por imperfecto que sea. Y en el odio a ese modelo los terroristas yihadistas siempre se encuentran con la extrema izquierda antidemocrática”, “tontos útiles que barnizan sus crímenes con argumentos atenuantes culpando a las democracias occidentales”.

ABC 4. Editorial

PUIGDEMONT ROMPE LA UNIDAD

“De nada ha servido el esfuerzo de coordinación entre las diferentes fuerzas de seguridad y la exigencia de la ciudadanía de aparcar las diferencias: todo indica que el independentismo está dispuesto a saltarse de nuevo algunas lealtades infranqueables”. Esperemos que esta nueva provocación del presidente de la Generalitat en su entrevista en el Financial Times “no ensombrezca la manifestación de hoy·. Puigdemont “no está a la altura de los acontecimientos y evidencia su incomodidad con una crisis terrorista que está alterando los planes secesionistas”. El lema de la marcha No tenim por (No tenemos miedo) “es una afirmación de que no se puede ceder ante los golpes del yihadismo y una declaración a favor de la libertad”. “Pese a que algunos independentistas intolerantes propusieron que Don Felipe no participase en la marcha, su presencia es necesaria porque como primera institución del Estado tiene el deber de estar en una ciudad que ha sufrido un duro ataque y demostrar ante el mundo que toda España está con Barcelona”.

LA RAZÓN 1,3. Editorial

Integración y colaboración ciudadana

La principal lectura positiva de las consecuencias del atentado del 17 de agosto en Barcelona es que la sociedad catalana ha evitado cualquier brote de islamofobia”. “Con defectos y excepciones, la integración funciona razonablemente bien en Cataluña”. Las comunidades musulmanas “han dado muestras de pesar y rechazo por lo ocurrido”, pero “parece razonable” pedirles “una implicación más activa en las tareas de prevención” y alertar ante cualquier conducta sospechosa en los círculos donde pueden producirse adoctrinamientos.

LA VANGUARDIA 20. Editorial

El 17-A y la integración de la inmigración

“Es preciso revisar y corregir las pautas de comportamiento para que los jóvenes de familias musulmanas se integren de verdad en la sociedad catalana y se identifiquen con sus referentes cívicos”. Esa es una responsabilidad “que incumbe tanto a las administraciones como a cada uno de nosotros”. La gran manifestación de duelo que vivirá hoy Barcelona “debe ser una demostración de firmeza y unidad en torno a los valores que compartimos: la defensa de la vida, de la democracia, del diálogo y de la tolerancia. Ahora y en las duras semanas que se avecinan en Cataluña”.

EL PERIÓDICO 10. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar