Los terroristas de Barcelona intentaban un acción de más envergadura

Los miembros de la célula yihadista autora de los atentados de Barcelona y Cambrils planeaban cometer “una acción terrorista de gran envergadura”, según afirmó el juez Fernando Andreu en un auto en el que detalla los pasos que dieron antes de los ataques.

El juez tomó ayer declaración a los cuatro terroristas detenidos y envió a prisión sin fianza a dos de ellos. Se trata de Mohamed Houli Chemlal, herido en la explosión del chalé de Alcanar, y Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló la furgoneta usada en el atentado de La Rambla. Salah El Karib, dueño del locutorio de Ripoll al que acudía la célula, seguirá a disposición del juzgado, mientras que Mohamed Aalla, dueño del coche en el que los cinco yihadistas fueron a Cambrils, quedó en libertad provisional.

En su declaración ante el juez, Houli detalló que la célula se estaba preparando para cometer atentados en “monumentos” de Barcelona, sin precisar ninguno. EL MUNDO señala que, según fuentes jurídicas, pretendía atentar contra la Sagrada Familia. Asimismo, al igual que Oukabir, señaló al imán como el máximo responsable del grupo y que éste tenía intención de inmolarse.

En el auto de medidas cautelares dictado por el juez contra los cuatro detenidos, se apunta que en la casa de Alcanar se encontraron “gran cantidad de bombonas de butano, productos como acetona, agua oxigenada, bicarbonato, gran cantidad de clavos para ser utilizados como metralla y pulsadores para iniciar la explosión”, por lo que existen “indicios suficientes” de que se estaba intentando fabricar peróxido de acetona, un explosivo habitual del Estado Islámico. La explosión del chalé trucó sus planes de un atentado mayor y “precipitó la sucesión de los hechos posteriores”.

El juez señala que la célula usaba una masía abandonada en la localidad de Riudecanyes donde aparecieron documentos de identidad de dos de los terroristas y justificantes de compra de armas blancas y material para fabricar explosivos.

Asimismo, entre los restos de la casa de Alcanar se encontró un libro con el nombre del imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, que guardaba una hoja manuscrita en árabe. “En el nombre de Alá, El Misericordioso, El Compasivo. Breve carta a los Soldados del Estado Islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los pecadores, los injustos los corruptores”, rezaba la nota.

Mientras, los Mossos d’Esquadra, la Guardia Civil y la Policía Nacional realizaron ayer dos nuevos registros en un piso de Villafranca del Penedès (Barcelona) y en el locutorio de Ripoll regentado por Salah El Karib.

Por otro lado, varios de los terroristas implicados en los atentados de Barcelona y Cambrils realizaron un rápido viaje a París unos días antes de los ataques, según confirmó el ministro del Interior francés, Gérard Collomb. EL MUNDO apunta que se está investigando con la posibilidad de que fueran a ver a un religioso vinculado al Estado Islámico que habría inspirado los atentados. LA VANGUARDIA informa que el vehículo en el que viajaban lo conducía Younes Abouyaaqoub, el autor del atropello de La Rambla.

Por otra parte, EL MUNDO apunta que el juez que revocó la orden de expulsión contra el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, el cabecilla de la célula terrorista, justificó su decisión porque no constituía “una amenaza real para el orden” y demostró sus “esfuerzos de integración en la sociedad española”. EL PAÍS destaca que las autoridades de Bélgica preguntaron a un cuerpo de la policía española en 2016 si el imán tenía vínculos con el terrorismo islamista, tras sospechar de su comportamiento en la ciudad de Vilvoorde, según confirmó al diario el alcalde de la ciudad. El mensaje fue contestado con una negativa el 8 de marzo de ese año. ABC y LA VANGUARDIA informan que el imán acudió a esa localidad belga a buscar trabajo en una mezquita, pero que levantó sospechas desde el primer momento. LA RAZÓN apunta que Es Satty habría viajado en varias ocasiones a Francia para recibir un cursillo sobre el uso de armas y la fabricación de explosivos.

Las fuerzas de seguridad de Marruecos han detenido ya a tres personas por su presunta relación con los atentados. La última detención fue ayer en Casablanca. Se trata de un hombre que fue butanero y residió en el domicilio de Ripoll donde vivió temporalmente Younes Abouyaaqoub.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar