La prensa nacional editorializa contra Maduro y la “turismofobia”

ESPAÑA TIENE QUE SER MÁS FIRME CONTRA MADURO

La dictadura venezolana se descalifica a sí misma con la destitución exprés de la fiscal general, Luisa Ortega. Que la primera decisión de la ilegítima Asamblea Constituyente haya sido la aniquilación institucional de Ortega dice mucho del concepto que tiene del poder Nicolás Maduro, sin reglas ni leyes. Esa asamblea representa una amenaza directa para la libertad de los venezolanos, porque va a ser utilizada para anular la voluntad de los electores y reprimir a quienes no se sometan a los designios de Maduro y sus cómplices. Lo único que se puede negociar ya es la salida del dictador y su camarilla. España debería promover sin complejos una política firme contra la dictadura chavista. No son las sanciones lo que puede agravar la situación de los venezolanos, sino la permanencia de Maduro en el poder. No hay que escatimar ningún esfuerzo para terminar con la tragedia que sufre el país.

ABC 4. Editorial

ES NECESARIA UNA RESPUESTA INTERNACIONAL CONTRA MADURO

La Asamblea Constituyente ha dejado claro que su objetivo es aniquilar cualquier vestigio de contestación política a Maduro. El cese de la fiscal general es la estocada final a los derechos de todo un pueblo. Uno a uno, Maduro ha ido ocupando todos los resortes del poder y profundizando la brecha que separa al pueblo venezolano. La oposición apenas si tiene ya hueco, excepto en la calle y en los medios de comunicación y los foros extranjeros, para hacerse oír y denunciar los desmanes del Gobierno. Las condenas de la comunidad internacional no cesa. Mercosur expulsó ayer a Caracas de su club, pero no es suficiente. Maduro sigue contando con el respaldo de Rusia y China. Hará falta una estrategia global de los países y los organismos internacionales para que el país no siga el ejemplo cubano.

LA RAZÓN 3. Editorial

EL FUTURO DE MADURO ES MUY INCIERTO

Los diputados de la Asamblea Constituyente han jurado sus cargos y el edificio del legislativo acoge de momento a dos asambleas, hasta que las fuerzas armadas decidan actuar para retirar a los no constituyentes, que han decidido resistir al máximo. Con el dominio de los poderes ejecutivo, judicial, militar y electoral que colapsa cualquier avance democrático de la oposición, el chavismo tiene el camino expedito. Pero Maduro lo tendrá difícil porque enfrente no sólo tiene a la oposición y a una parte del chavismo que teme la desnaturalización de la Constitución de 1999, sino a una mayoría de gobiernos de su entorno, que no reconocen las elecciones del domingo. Su futuro, por tanto, es de lo más incierto. Si Maduro persiste en su intento de borrar a la oposición irá perdiendo efectivos en sus propias filas. Por su parte, la oposición debe resistir unida tratando de rechazar cualquier provocación a la violencia porque caer en ella significaría un desastre para Venezuela.

LA VANGUARDIA 20. Editorial

Un callejón sin salida (Alberto Barrera Tyszka. EL PAÌS 4) Rechazar la negociación e imponer la Constituyente ha llevado al oficialismo a un callejón sin salida. La multiplicación de las cárceles es un suicidio político.

Entre la vergüenza y el horror (Ángel Expósito. ABC 8) Se calcula que en Venezuela han muerto 250.000 personas, solo por violencia en las calles, desde que en 1999 Chávez llegara al poder. Y aquí, aún hay quien les aplaude y les ríe las gracias.

Venezuela ya es Cuba (Hermann Tertsch. ABC 29) Venezuela ha cumplido su tercer día como dictadura, definitivamente despojada de toda apariencia o pretensión democrática. La huida hacia adelante se forjó tras la derrota electoral en las legislativas de diciembre de 2015.

Mensaje a Baltasar (Alfonso Rojo. LA RAZÓN 2. Editorial) Casi 20 años después de haber conseguido arrestar a Pinochet por violar derechos humanos, Baltasar Garzón tiene a mano la posibilidad de apuntarse un tanto espectacular enchironando a Nicolás Maduro.

EL PROCESO CATALÁN GENERA APATÍA POR SU GRADO DE DELIRIO

 

El último barómetro del CIS refleja que sólo un 2,6% de los españoles considera la eventual independencia de Cataluña como uno de los principales problemas de España. Este dato puede deberse a dos razones. La primera es la confianza de los españoles en el Estado de Derecho, que ampara el marco constitucional y que es clave para frenar la hoja de ruta separatista. La segunda razón estriba en la gravedad del reto lanzado por Puigdemont y sus socios. Es tal el delirio que rodea a la quimera independentista de Cataluña que no es extraño que los españoles muestren una mayor preocupación por problemas perentorios como el paro, la corrupción o los propios políticos. El 40,6% se muestra partidario de mantener el Estado autonómico. La obligación de los políticos es perfeccionar este sistema, no agarrarse a planteamientos oportunistas. Y esto vale tanto para quienes agitan el choque institucional desde el independentismo como para Pedro Sánchez, que se ha sacado de la manga el concepto de plurinacionalidad para agitar un debate sobre el modelo territorial que no es prioritario para los españoles.

EL MUNDO 3. Editorial

Causas comunes con los valencianos (Marta Pascal. LA VANGUARDIA 14) En este artículo, la coordinadora general del PDECat sostiene que el país de los valencianos tiene muchísimo elementos de complementariedad para sumar esfuerzos con Cataluña, y viceversa. Tendremos una relación de igual a igual entre el catalanismo y el valencianismo políticos.

El coste de apostar por el extremismo (A los cuatro vientos. ABC 16) El progresivo desplome electoral puede llevar a la antigua CiU a la intrascendencia e incluso la desaparición. Su giro al independentismo radical ha hecho que en 10 años haya perdido más del 60% de sus votos.

Aténgase a las consecuencias (Joaquim Coll. EL PERIÓDICO 19) Los políticos separatistas viven sumidos en la esquizofrenia. Por un lado, se burlan del Estatut y la Constitución, y se jactan de que son muy astutos para engañar al Estado. Por otro, se quejan de que la justicia investigue sus anuncios delictivos y que las querellas se acumulen contra el Govern.

Fracaso tras fracaso (Iñaki Zaragüeta. LA RAZÓN 22) Puigdemont no gana para disgustos desde que optó por la radicalización y la ilegalidad. A las deserciones de su propio Gobierno y de su partido, se suma ahora el fracaso de su proyecto de implicar a las empresas públicas en un pacto con la neonata Hacienda autonómica.

LA PROTECCIÓN DEL TURISMO ES UNA CUESTIÓN DE ESTADO

 

El vandalismo contra el sector turístico demuestra la manipulación social de la izquierda radical, que se envuelve en causas supuestamente benéficas para atacar violentamente la convivencia y dispersar su mensaje antisistema. Barcelona es el laboratorio de los experimentos izquierdistas de la alcaldesa Ada Colau contra el desarrollo económico y social de una ciudad caracterizada por su cosmopolitismo y hospitalidad. La Barcelona que está creando Colau es la de los okupas, los manteros y los mensajes extremistas. Es el caldo de cultivo que necesitaban los cachorros violentos de la CUP para poner en práctica el manual de la kaleborrokacontra la industria turística catalana y mediterránea. Si España no puede permitirse un declive del turismo, Cataluña menos aún. La marca de Cataluña ya está sufriendo con el desgaste del proceso separatista. Añadir el desprestigio de la caza al turista sólo producirá perjuicios más graves para su economía. La protección de un sector tan determinante de la recuperación económica como el turístico, debería considerarse una cuestión de Estado.

ABC 4. Editorial

ESPAÑA RECHAZA LA TURISMOFOBIA

Más del 81% de los españoles critica los ataques al turismo, según una encuesta de NC Report que publica hoy LA RAZÓN .Frente a países como los árabes, con problemas de terrorismo yihadista, España es un valor seguro. O, al menos, lo era hasta ahora. Hasta el momento en que los radicales e independentistas catalanes han puesto el punto de mira en el turismo. En su acoso y derribo, en su deseo de destruir una fuente de riqueza y empleo. Creen tener el apoyo de los ayuntamientos del cambioque, desde su llegada al poder municipal, han rechazado licencias hoteleras y cerrado negocios, terrazas y restaurantes. En ese caldo de culttivo han crecido. La encuesta también refleja la opinión mayoritaria de una necesaria regulación de cierto tipo de turismo. Ese de borrachera en zonas de playa o la urgente regulación de los pisos turísticos. Se debe construir una respuesta cívica y política y trabajar por la convivencia.

LA RAZÓN 3. Editorial

EL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA DEBE REVISAR SU DISCURSO SOBRE EL TURISNO

Barcelona vive al borde del colapso turístico. Existe una tensión que hasta ahora es mayoritariamente latente a pesar de algunos episodios limitados y execrables. Este lunes, el ayuntamiento de Barcelona ha convocado una reunión extraordinaria para abordar el asunto de manera urgente. En torno a la olimpiada del 92 se creó un modelo de ciudad que impulsaba el turismo y en cuya idea colaboraron Administraciones de todo signo, empresarios y trabajadores que impulsaron este polo de creación de riqueza que ahora podría llegar a morir de éxito si, en lugar de abordar los retos que plantea, se deja el malestar únicamente en manos de los antisistema y de los violentos. La reunión del lunes debe servir, primero, para condenar de manera firme y unánime los actos violentos que se han dado. La CUP debe rectificar la connivencia que ha expresado para con Arran. Además, los grupos que forman mayoría con ellos en otras administraciones deberían ser más claros en la condena de esta ambigüedad. Y el propio equipo de gobierno de Barcelona debería revisar su discurso sobre el turismo que, en algunos casos, ha sido excesivamente beligerante con los visitantes.

EL PERIÓDICO 10. Editorial

Tourist go home! (José Mª Carrascal. ABC 15) Esos anarcoterroristas saben que sólo en una España pobre podrán imponer su utopía igualitaria, que significa igualar por lo bajo.

EL CIERRE DE GAROÑA, RESULTADO DE PRESIONES POLÍTICAS Y FINANCIERAS

La decisión del Gobierno de cerrar la central nuclear de Garoña es el resultado de presiones políticas y financieras ajenas a la voluntad del Ejecutivo. El peso principal que ha empujado a su cierre es el deseo del PNV, nuevo socio político fuerte del PP, de no tener una nuclear cerca de Euskadi. Pero el empuje del PNV no hubiera bastado de no mediar el desencuentro de las empresas propietarias, Endesa e Iberdrola, porque el fondo del debate de Garoña es la imposición fiscal sobre la producción nuclear. Las compañías piden la anulación de los tributos sobre los kilovatios nucleares, ya que, según sus cálculos, lastran la rentabilidad. El gobierno no acepta la eliminación fiscal y el conflicto se ha zanjado con el cierre de Garoña. Sería un grave error y un grave daño para la política energética que las empresas propietarias utilizaran otras centrales como instrumento de presión para eliminar los impuestos u obtener compensaciones. Las dudas que existan sobre la rentabilidad nuclear tienen que sustanciarse con informes independientes y arbitrajes.

EL PAÍS 12. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar