Las entidades bancarias y las costas procesales por las cláusulas abusivas


Grande ha sido el lío creado por las cláusulas abusivas incorporadas a los contratos celebrados entre las entidades bancarias y los particulares. Hubo problemas con las preferentes, pero después también se produjeron conflictos por las cláusulas suelo y por los gastos de formalización de los contratos de préstamo hipotecario.

Ya han existido pronunciamiento del Tribunal Supremo y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que deberían haber bastado para evitar muchos procesos judiciales. Sin embargo, los pleitos se han ido incrementando con el transcurso de los meses.

El Tribunal Supremo ha establecido que las entidades bancarias deberán encargarse de pagar las costas procesales en aquellos procesos que se inicien para solicitar la declaración judicial de las cláusulas abusivas. La medida servirá para impedir que los consumidores y usuarios se sientan inhibidos para iniciar los procesos judiciales que correspondan.

No hay duda sobre el ordenamiento jurídico español, en el que el Tribunal Supremo no puede generar normas. Sin embargo, si que es cierto que el órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes puede marcar reglas que complementen la interpretación y aplicación de las normas.

Las reglas sobre la condena en costas se basan en el vencimiento objetivo conforme al artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Sin embargo, ese precepto permite que no haya condena en costas en los casos en los que haya serias dudas de hecho o de Derecho. Por lo tanto, el Tribunal Supremo se ha limitado, simplemente, a matizar ese precepto para los procesos sobre cláusulas abusivas, aunque, ciertamente, habría que continuar revisando cada caso.

Por el criterio del Tribunal Supremo, las costas procesales podrían convertirse en un interesante elemento para disuadir a las entidades bancarias, que, por la certeza de su derrota procesal conllevará la condena en costas, preferirán un acuerdo extrajudicial en el que se cumpla la normativa. Hasta el presente momento, las entidades bancarias sabían que no van a perder en todo proceso y que, en los casos de derrota, no siempre iban a tener que abonar las costas.

Resultará muy interesante ver lo que irá ocurriendo durante los próximos meses, en los que podría comenzar a reducirse la litigiosidad por condiciones generales abusivas de préstamos hipotecarios. Sería algo fantástico que eso ocurriera, ya que, de lo contrario, las oficinas de los juzgados encargados del enjuiciamiento de las cláusulas de los préstamos con garantía hipotecaria.

 

Alejandro de Diego Gómez es secretario de Administración Local


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto