Sánchez plantea la dimisión de Rajoy e Iglesias una moción de censura

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que piense en el interés de España y dimita por la “dignidad” de la democracia y para no “arrastrar” en su “caída” su prestigio y el de las instituciones. Sánchez acusó a Rajoy de ser el “principal responsable político” del “clima general de corrupción” que se vive en España e hizo especial hincapié en la repercusión que para la imagen del país tiene el paso del presidente por la Audiencia Nacional.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias emplazó a Sánchez a intentar forzar juntos la convocatoria de un pleno extraordinario en el Congreso para que Rajoy explique las “contradicciones” en las que, a su juicio, ha incurrido en su declaración judicial. Iglesias advirtió a Sánchez de que Rajoy no va a dejar su cargo “ni con agua caliente”, por lo que la única solución es impulsar una nueva moción de censura. Además, el líder de Podemos confesó haber sentido “vergüenza” por ver a un presidente del Gobierno declarando en un juicio por “la financiación ilegal de su partido”, por su “todo de impertinencia y chulería ante el tribunal” y por los “privilegios” que, en su opinión, ha disfrutado.

Sánchez e Iglesias se han emplazado a hablar hoy sobre la propuesta de la formación morada para que el presidente del Gobierno comparezca en un pleno extraordinario en el Congreso. No obstante, el líder socialista adelantó ayer ante la propuesta de Podemos que es el PSOE el que “define sus estrategias como líder de la oposición”. En declaraciones a la Cadena SER, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha afirmado que apoyarán la comparecencia de Rajoy en el Congreso.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró que los líderes de PSOE y Podemos sólo despiertan cuando se habla de corrupción. En su opinión, los partidos de la oposición han convertido este asunto en “monotema”, lo que demuestra que “tienen muy poco que ofrecer a la sociedad española”. Por otro lado, la vicepresidenta señaló que Rajoy cumplió con su obligación de comparecer como testigo con “naturalidad” y “serenidad”. De igual modo, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, destacó que la declaración de Rajoy es un ejemplo de “normalidad democrática”. Por su parte, el titular de Fomento, Íñigo de la Serna, calificó de “lamentable” la reacción del líder socialista, Pedro Sánchez, al pedir la dimisión de Rajoy tras declarar como testigo en la Audiencia Nacional.

Desde el PP, el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, pidió a Pedro Sánchez que deje de “utilizar” los tribunales contra el presidente del Gobierno. Para el vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, al pedir la dimisión de Rajoy el PSOE demuestra que hay “dos Podemos” que compiten en “radicalidad”.

Desde Ciudadanos, su secretario general, José Manuel Villegas, recordó que si el PP se hubiera “regenerado” no se habría visto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declarando ante un tribunal, aunque sea como testigo. Para Villegas, es “poco creíble” que el jefe del Ejecutivo hay dicho que no se acordaba de nada o que no era su responsabilidad cuando él era el responsable de las campañas electorales.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, pidió la dimisión de Rajoy, a quien se refirió como “capo de la corrupción”, aunque señaló que lo peor no es que no dé explicaciones sino que “después gana elecciones”. El diputado del PDECat Ferran Bel consideró “imprescindible” que el presidente del Gobierno comparezca de forma “inmediata” y “urgente” en el Congreso para explicar sus “constantes evasivas” en su declaración en la Audiencia Nacional. Mientras, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, consideró que la declaración de Rajoy “no ha servido para despejar las muchas dudas y sombras” que se ciernen sobre la financiación del PP.

Por otro lado, el presidente del Senado, Pío García Escudero, declaró ayer en el juicio del caso Gürtel que él no se ocupaba de los temas económicos ni administrativos del partido, que su responsabilidad era “estrictamente política” y que no estaba en el “día a día” de la gestión. García Escudero declaró como testigo después de que lo hiciera el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar