Rajoy asegura que sus responsabilidades eran políticas y no económicas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha negado ante la Audiencia Nacional haber tenido conocimiento de la llamada “caja B” del Partido Popular que habría dado lugar, según la acusación, a la financiación ilegal de la entidad.

Rajoy compareció como testigo ante el tribunal en un hecho sin precedentes de comparecencia ante los tribunales de un presidente del Gobierno de España. Eso sí, su ubicación en la sala de vistas fue la misma que el alto tribunal a su derecha y no otra de inferior categoría. El acceso a la sala de vistas fue realizado en el coche oficial que entró directamente al garaje del edificio, en San Fernando de Henares, Madrid.

La comparecencia vino precedida de un intenso debate político y mediático en las semanas precedentes y después de que el tribunal hiciera el llamamiento de la comparecencia como testigo al presidente del Gobierno, lo que constituye un hecho sin precedentes.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, negó ayer ante la Audiencia Nacional conocer la existencia de una caja B en el PP y el cobro de sobresueldos en negro y dijo que sus responsabilidades en el partido eran políticas y no contables. En su declaración como testigo en el juicio del caso Gürtel, Rajoy subrayó en varias ocasiones que “jamás” se ocupó de los asuntos económicos de su formación. “Jamás conocí ninguna financiación ilegal”, afirmó.

Explicó que en cuatro ocasiones fue director de campaña y como tal se encargó “exclusivamente” de la parte política, mientras que los presupuestos los elaboraban “los servicios económicos”, y reiteró que en el partido hay una distinción “clara” entre lo político y lo financiero. Al respecto, señaló que durante los 30 años que lleva en el partido no ha asistido a debates sobre presupuestos ni sobre cuentas.

Rajoy aseguró que “nunca” tuvo queja de Luis Bárcenas mientras fue tesorero del partido y admitió que en 2010 mantuvo una reunión con él en su despacho cuando dejó el partido porque quería “despedirse” y le pareció algo “razonable”. Respecto a los SMS que intercambió con Bárcenas en 2012, en los que escribió “sé fuerte” y “hacemos lo que podemos”, Rajoy explicó que él tiene la costumbre de contestar a los mensajes que le mandan, y que los mismos eran la respuesta a la situación compleja por la que el extesorero le decía que atravesaba. Señaló que puso esa frase como pudo poner cualquier otra y aseguró que ni él ni su partido hicieron nada que pudiera perjudicar el proceso. Asimismo, indicó que se enteró de las cuentas en Suiza de Bárcenas cuando se publicaron en los medios de comunicación.

El presidente también explicó que prescindió de los servicios de la empresa de Francisco Correa tras una reunión con el entonces tesorero Álvaro Lapuerta, quien le planteó sus dudas sobre algunos proveedores del PP en determinados ayuntamientos de Madrid porque hacían un uso indebido del nombre del partido, que si bien consideró que no era algo ilegal, no le pareció correcta su actuación. También admitió haber mantenido una reunión con la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre sobre dos operaciones urbanísticas, y que él la aconsejó que se enterase de lo que estaba pasando y que tomase las “decisiones justas y oportunas”.

Tras su declaración, Rajoy se mostró “contento de haber colaborado con la Justicia” y reiteró, durante un acto en la sede del PP, que su partido está decidido a combatir la corrupción. El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, y el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, coincidieron en señalar que la de ayer fue una puesta en escena impulsada por el PSOE para desgastar a Rajoy, ya que los abogados de las acusaciones “son socialistas”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar