Aparece el cadáver del joven de 20 años cuando se bañaba en el Miño

 

El cuerpo sin vida del chico que arrastró la corriente del río Miño, en Ourense, fue localizado en un remanso entre el Puente Romano y el Puente Novísimo.

Así lo confirmaron, a través del 112 Galicia, los efectivos de emergencias que volvían a reunirse en la zona para proseguir con la busca del joven al que se le perdió el rastro el día anterior cuando se bañaba en el río. De hecho, fueron varios vecinos los que entraron en contacto  con el Centro Integrado de Atención a las Emergencias de Galicia para informar de una persona en apuros a la altura del Puente Romano.

Desde ese momento, se activó un operativo en el que participaron los bomberos de la ciudad, los voluntarios de Protección Civil y agentes de la Policía Local y Nacional. Posteriormente se reforzó la búsqueda con más medios, como los drones del Grupo de Apoyo Logístico de la Agencia Gallega de Emergencias (AXEGA) y más recursos, esto es, los miembros del GES de Pereiro de Aguiar y los voluntarios de Protección Civil de Barbadás.

Además, los efectivos de emergencias siguieron contando con la colaboración de las fuerzas de seguridad de la Policía Nacional, que envió un helicóptero a la zona, Policía Local y Guardia Civil.

Finalmente los servicios de emergencias dieron con el cadáver del chico cerca del último avistamiento, el Puente Romano.

El falecidoera hijo de un cónsul diplomático de Angola en Portugal y que estaba recorriendo el Camino de Santiago, se zambulló en las aguas ourensanas al encontrarse a la altura del Puente Romano, en el mismo punto donde apareció en las inmediaciones de una poza.

 

 

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar