Jóvenes violonchelistas gallegos mejorarán su profesión con un Stradivarius de 1696

El aclamado violonchelista madrileño Pablo Fernández, de origen gallego, impartirá clases magistrales a jóvenes músicos el próximo 17 de agosto en Vigo. Esta iniciativa está promovida por la escuela de música y aprendizajes activos Bambera.

Por un lado, habrá clases activas, dirigidas a alumnos de grado superior de música, máster y postgrado, para los que hay un total de 8 plazas. Cada uno de ellos trabajará un determinado repertorio con Ferrández, que les explicará, de manera individual, cómo deben trabajar las obras que han seleccionado para sacarles el máximo partido. Para alumnos oyentes hay 32 plazas y, en este caso, no se exige ningún requisito de edad ni de estudios y pueden asistir a todas las clases. Las inscripciones, tanto de alumnos activos como oyentes, deberán realizarse a través de la página web www.bambera.es.

Pablo Fernández empezó a tocar el violonchelo con tan solo tres años y ahora toca con orquestas de toda Europa, Asia y América

A sus 26 años Pablo Fernández es considerado por la crítica como uno de los mejores violonchelistas del panorama actual, debido a su técnica y a una madurez impropia de su edad. Fue nombrado Mejor Artista Joven del año 2016 en los International Classical Music Awards, cuyo jurado está integrado por miembros de las revistas sobre música clásica más importantes del mundo. E hizo historia siendo el primer español premiado en el prestigioso XV International Tchaikovsky Competition de Moscú.

Nacido en Madrid en 1991, en una familia de músicos -su padre es de Ferrol-, Pablo inicia sus estudios musicales a los tres años. A los 13 ingresa en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, donde se le premió como el estudiante más destacado durante cuatro años consecutivos. Continuó su formación en Alemania y ha tocado con las mejores orquestas de Europa, América y Asia.

El músico del “oído absoluto” es la primera vez que imparte clases en Galicia“. Es la primera vez que doy clases en Galicia y tengo muchas ganas de escuchar cómo tocan los jóvenes aquí. Yo espero hablarles de cosas que no hayan escuchado hasta ahora, ofrecerles nuevas ideas e inspirarles para que sigan trabajando con ganas” -señala-.

Fernández resalta que en su formación musical ha influido “muchísimo” el método “El Mago Diapasón”, creado por su madre, Paqui Castro, músico y profesora de música. Ella le ayudó a desarrollar el oído absoluto, que poseen todos los bebés, mediante este método. El oído absoluto es la capacidad de identificar una nota musical por su nombre o de reproducirla sin haberla escuchado antes. Entre los pocos privilegiados que han tenido esta capacidad están Mozart, Frank Sinatra, Mariah Carey o Michael Jackson.

“El impulso que te da empezar desde tan pequeño y con tantas ventajas como el oído absoluto es de un valor enorme para un músico, hay muchas cosas de las que no tienes que preocuparte más adelante porque ya son completamente automáticas” -indica-. Fue precisamente su nacimiento lo que llevó a su madre a dedicarse a la pedagogía musical aplicada a bebés, desde el vientre materno.

A los jóvenes que tratan de buscarse un hueco tocando el violonchelo les diría que “la disciplina es importantísima, trabajar mucho y exigirse siempre lo máximo posible, hay que tener la idea de que siempre se puede mejorar” -afirma-. Toca un violonchelo Stradivarius de 1696 (sólo hay 1.000 repartidos por todo el mundo), cedido por la Fundación Musical Nipona, con el que viaja siempre y lo usa también para impartir sus clases. “Es una maravilla de instrumento y tengo mucha suerte de tenerlo. Salvo algunos países a los que no tengo permitido llevarlo, es mi chelo principal en estos momentos” -apunta el reconocido músico-.

El método “El Mago Diapasón”, dirigido a niños de entre 12 meses y 7 años

Para el aprendizaje de la música, en la escuela Bambera, dirigida por Abel Dueñas y María Jesús Martínez, trabajan, entre otros métodos, con el “El Mago Diapasón”. Es un método de enseñanza del lenguaje y educación musical al más alto nivel, con el que miles de niños ya han aprendido el lenguaje de la música de una manera natural, como si fuese su lengua materna. Está enfocado a niños de entre 12 meses y 6-7 años.

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar