PSOE y PSC partidarios de una reforma constitucional frente al 1-O


Las ejecutivas del PSOE y del PSC pactaron ayer iniciar a partir del próximo periodo de sesiones del Congreso el camino de la reforma constitucional y otras medidas legislativas para “distender” y solucionar el conflicto en Cataluña, ante el “inmovilismo” del Gobierno. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, presentó la Declaración de Barcelona junto con el líder del PSC, Miquel Iceta, dijo que la reforma de la Constitución requiere “un consenso sólido” y apuntó que “sólo desde el diálogo, la negociación y el pacto” se puede “distender la actual posición entre los dos extremos”. La intención de los socialistas es impulsar una subcomisión u otros órganos parlamentarios que empiece a trabajar en los contenidos de la reforma, y su voluntad es hablar con todas las fuerzas. “Ha llegado la hora de la política, ya no hay mayoría absoluta del PP”, recordó.

La Declaración de Barcelona pretende ser una “oferta política” para evitar el “choque de trenes” que supondrá el referéndum y acabar con cinco años de “discriminación” del Gobierno con Cataluña. Los socialistas consideran que son negociables las 46 reivindicaciones que planteó el presidente de la Generalitat al jefe del Ejecutivo, y exponen que es necesario desarrollar un Estatuto. Asimismo, urge a abordar la negociación de un nuevo sistema de financiación. El documento reclama el reconocimiento de la “identidad nacional” catalana y alude a la “realidad plurinacional de España”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar