El Rey pide en el Parlamento británico diálogo sobre Gibraltar

El Rey pronunció un discurso ante las dos Cámaras del Parlamento británico, reunidas en la Royal Gallery del Palacio de Westminster, en el primer día del viaje de Estado que junto a doña Letizia realiza al Reino Unido. El Rey elogió al país anfitrión, a su Parlamento y a su “admirable” Reina, Isabel II, y repasó las estrechas relaciones entre ambos países y entre las dos Monarquías. Tras reconocer que en la historia ha habido “alejamientos, rivalidades y disputas” pero que la labor de los gobiernos y los ciudadanos ha conseguido “dejarlos en el pasado”, don Felipe se mostró “convencido” de que esa determinación para resolver las diferencias “será aún mayor en el caso de Gibraltar”, y confió en que “a través del diálogo y el esfuerzo necesarios” los gobiernos de Londres y Madrid “serán capaces de trabajar por fórmulas que sean aceptables para todos los implicados”.

El Monarca dijo respetar la decisión del Reino Unido de dejar de ser miembro de la UE “en el ejercicio de su soberanía y de su legalidad”, si bien reconoció que le “entristece”. En cualquier caso, saludó “con esperanza” los propósitos manifestados por el Gobierno británico de “seguir siendo un aliado estratégico” de la UE. El Rey instó a los gobiernos de España y Reino Unido a “trabajar intensamente” para que el acuerdo del Brexit garantice “confianza y certidumbre” a los residentes de cada uno de los países que proceden del otro.

Por otro lado, don Felipe también se refirió a la “dignidad” de los británicos frente al terrorismo y expresó la solidaridad y el afecto de España por las víctimas. Mencionó expresamente al español Ignacio Echeverría, muerto en el atentado del 3 de junio tras mostrar un comportamiento “ejemplar y heroico”, así como a la diputada laborista Jo Cox y al policía Keith Palmer.

Felipe VI destacó lo que tienen en común España y Reino Unido, como el respeto a “la soberanía nacional y la ley”, que son “la piedra angular de cualquier Estado de Derecho y garantizan la coexistencia armoniosa y pacífica”. Asimismo, recordó los fuertes lazos económicos y comerciales entre ambos países y la aportación de las empresas españolas a la economía y el empleo británicos.

Por la noche, los Reyes acudieron a una cena de gala en el Palacio de Buckingham, a la que asistieron el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles, los Duques de Cambridge y los Príncipes Harry y Andrés. En su discurso, el Rey proclamó que “la profundidad” de los vínculos de ambos países y la “solidez” de la amistad “ayudarán” a que sus Gobiernos puedan abordar “cualquier cuestión en la que persistan discrepancias, con la mejor voluntad y el más alto espíritu de colaboración”.

Previamente, durante el brindis la Reina Isabel II dijo que con “una historia compartida tan destacada” es “inevitable” que haya asuntos en los que no estén de acuerdo ambos países, pero insistió en que “la fortaleza” de su amistad “ha cultivado un espíritu resistente de cooperación y buena voluntad”.

Un portavoz del Ejecutivo británico aseguró, tras el discurso del Rey ante el Parlamento británico, que la soberanía de Gibraltar “no es negociable” y se basa en los deseos de los gibraltareños que han expresado “repetida y abrumadoramente su deseo de permanecer bajo soberanía británica”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar