Tres referentes en la prensa del día: Venezuela, Hamburgo y, de nuevo, Cataluña

MADURO GANA TIEMPO PARA CULMINAR SUS PLANES

La excarcelación del Leopoldo López muestra que el régimen de Nicolás Maduro necesita abrir una válvula de escape para reducir la tensión tras tres meses de protestas en su país. La liberación de López podría ser una añagaza para desviar el foco de atención y permitir a Maduro conseguir la tregua que necesita para seguir adelante con su proyecto de convocar una Asamblea Constituyente. El regreso de López a casa no debe servir al Gobierno de Venezuela para ganar tiempo y culminar sus planes de disolver de facto el único reducto que le queda a la oposición, la Asamblea Nacional, y sustituirla por una Cámara afín ideológicamente. El régimen bolivariano ha perdido el aura revolucionaria que un día quiso imprimirle Chávez. Maduro debería iniciar negociaciones con la oposición para abrir un proceso de auténtico cambio político que restaure la democracia en el país.

EL PAÍS 16. Editorial

 

TODA VENEZUELA DEBE RECUPERAR LA LIBERTAD TOTAL

La excarcelación de Leopoldo López se ha logrado, en gran medida, gracias a la presión de los principales organismos internacionales pero, fundamentalmente, a la lucha de gran parte de la ciudadanía venezolana. Las reacciones de alegría de la mayoría de los políticos internacionales contrasta en nuestro país con el exabrupto de Alberto Garzón llamando “golpista” a López. Garzón se desacredita a sí mismo defendiendo un sistema político que ha llevado a la pobreza a la mayor parte de la población y se ha instalado en la corrupción como forma de ejercer el poder. La excarcelación de López, que no su libertad total, es una buena noticia que debe animar a la oposición y a la comunidad internacional a seguir trabajando para lograr la libertad de todos los presos políticos y la celebración de elecciones libres a las que puedan concurrir todos los partidos políticos

EL MUNDO 3. Editorial

 

LA EXCARCELACIÓN DE LEOPOLDO LÓPEZ NO ES SUFICIENTE

La decisión de poner al líder opositor Leopoldo López en arresto domiciliario es tan arbitraria como la de haberlo detenido y condenado a prisión, un acto que obedece a la voluntad y los estrafalarios planes de Maduro y que nada tiene que ver con la ley o la justicia. La decisión de cambiar cárcel por casa solo se puede interpretar como un síntoma de que Maduro está acorralado y ha tenido que jugar la mayor carta que le quedaba para intentar rebajar la tensión en las calles. Está por ver, sin embargo, que este paso sea el preludio de un difícil proceso de negociación real, que debería ir precedida de la suspensión de los planes del régimen de elaborar una nueva constitución cuyo único objetivo es anular a la Asamblea Nacional. La labor del expresidente Rodríguez Zapatero en la liberación de López debe ser elogiada, como así lo hizo sin tardar Mariano Rajoy. Ahora toca seguir. La salida del dictador y la formación de un gobierno de transición que convoque elecciones es ya la única opción.

ABC 4. Editorial

 

VENEZUELA NECESITA MÁS QUE GESTOS

Hay que ponderar la labor de mediación del expresidente Rodríguez Zapatero, que ha sido clave para que López saliera de prisión. Pero que las condiciones de su cautiverio hayan mejorado es un paso adelante relativo, porque la dictadura no ha devuelto la libertad a quien se la arrebató aviesamente, ni se ha disculpado por atropellar sus derechos humanos. Tampoco hay razón para pensar que el régimen chavista esté dispuesto a restaurar las libertades democráticas, el respeto a las instituciones y a establecer un diálogo sincero con la oposición. Más bien todo lo contrario. A la vista de la situación de Venezuela y las intenciones de Maduro, es imposible pensar que la mejora de las condiciones del cumplimiento de la condena de López sea el anuncio de un tiempo nuevo y ni siquiera como un síntoma de fragilidad de Maduro por la presión dentro y fuera del país. Venezuela necesita mucho más que gestos, demanda un giro de 180 grados.

LA RAZÓN 3. Editorial

 

 

EL G-20 RESPALDA EL LIBRE COMERCIO Y TRUMP SE AÍSLA

El G-20 de Hamburgo ha escenificado el nuevo orden mundial en el que EEUU ha comenzado a perder peso como líder del planeta y se ha alejado aún más de la UE. Hay que celebrar que los líderes de los países industriales y emergentes se comprometieran a luchar contra el proteccionismo y a mantener los mercados abiertos. La comunidad internacional rechaza así el aislacionismo que predica Trump. Sin embargo, para lograr el acuerdo se ha introducido en el texto un guiño a Washington y matizar que es lícito que cada país tenga “instrumentos legítimos de defensa en el ámbito comercial”. El G-20 también evidenció la soledad de Trump ante el cambio climático al ratificar el acuerdo de París, aunque respetando su deseo de matizar que el foro “toma nota” de que EEUU se sale del pacto.

EL MUNDO 3. Editorial

 

MERKEL SE IMPONE A TRUMP EN EL G-20

La cumbre del G-20 se ha cerrado con la evidencia de que la Administración estadounidense se encuentra aislada. La declaración final de la reunión constata que el acuerdo de París sobre la lucha contra el calentamiento del planeta no tiene vuelta atrás. Trump no solo ha cosechado un fracaso sino que además vuelve a su país con una clara derrota frente a antiguos aliados, con Angela Merkel como anfitriona y cara visible de una UE dispuesta a dar la batalla. De ahí la contundencia de las palabras de la canciller en las que subrayaba que los documentos finales de la cumbre evidencian no sólo los acuerdos sino también el disenso. Nada de subterfugios y menos con Trump. Tampoco Trump ha impuesto sus tesis respecto del comercio global. La guerra entre librecambistas (europeos) y proteccionistas (estadounidenses) ha terminado en tablas. Merkel se ha erigido como la líder más representativa del mercado global, y el acercamiento europeo a China y Japón contrasta con la deriva proteccionista de Trump. Merkel y el grupo europeo han sabido aprovechar con inteligencia los generosos espacios vacíos que Trump va dejando por el mundo.

LA VANGUARDIA 34. Editorial

 

EL PDECat CELEBRA ANIVERSARIO EN UN CLIMA ENRARECIDO

El PDECat celebró ayer su primer aniversario en un clima enrarecido. El partido no ha tenido muy tranquilo su primer año de vida. La revuelta de las bases y de algunos dirigentes territoriales se impuso a los planteamientos previstos por Artur Mas y la dirección saliente. El nuevo partido ha tenido que afrontar el caso Pujol, el caso Palau y las sospechas relacionadas con el caso 3%, mientras intenta encontrar su lugar en el proceso y en la política catalana y española, en tanto que Junts pel Sí tapa su mensaje. A pesar de su apuesta por la hoja de ruta del Govern, las discrepancias internas en el PDECat sobre cómo se desarrolla el proceso existen. Las encuestas confirman su ciclo declinante en beneficio de ERC. El futuro dirá si la refundación sirvió para conservar su espacio político o para acelerar su disolución.

LA VANGUARDIA 34. Editorial

 

 

LOS ‘COMUNES’ DE COLAU, AMBIGUOS SOBRE EL REFERÉNDUM

La calculada ambigüedad con la que Catalunya en Comú trató de posicionarse ayer sobre el referéndum ilegal que los independentistas quieren celebrar revela las contradicciones y el oportunismo del ideario del partido de Ada Colau, en un tema tan trascendente como es la integridad territorial de España. La formación de la alcaldesa de Barcelona, para evitar mojarse, decidió quedarse entre dos aguas. El partido se zafó de las presiones de Puigdemont y Colau no llamará a la participación en esta consulta, que no considera un referéndum sino una simple movilización ciudadana, aunque “legítima” ante la inacción del Gobierno del PP. En Comú acordó volver a pronunciarse en septiembre sobre el referéndum. Así podrán tomar una postura u otra en función de sus intereses electorales de ese momento, un juego peligros en asuntos trascendentales como el referéndum ilegal. Los rodeos de Colau benefician a Puigdemont y la CUP.

EL MUNDO 3. Editorial

 

CATALUÑA EN COMÚ NO SALE DE SU AMBIGÜEDAD

Cuatro horas de debate no sirvieron para que Cataluña en Comú saliera de la ambigüedad que viene manteniendo ante el referéndum unilateral anunciado por el gobierno catalán. La cuestión decisiva era si se llamaría a la participación y si sus militantes irían a votar si el referéndum se celebra. Y esta decisión ha quedado para septiembre. Si al final no se vota, los comunsse habrán ahorrado pronunciarse. Esto los sitúa a medio camino entre los partidos que no aceptan la consulta y los independentistas que la sostienen. Esta decisión no contentará ni al bloque constitucionalista ni al independentista. Todo lo que no sea participar en el referéndum para otorgarle legitimidad no va a satisfacer al independentismo. La ambigüedad, si se maneja bien, aporta ventajas políticas, pero también inconvenientes, sobre todo en una situación tan polarizada como la de Cataluña.

EL PERIÓDICO 8. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar