Puigdemont llama a no “desertar”

 

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, llamó ayer a la participación y a no “desertar” del referéndum, porque eso supondría pagar un precio “más alto” en el futuro, al tiempo que garantizó que el Gobierno catalán hará posible el “voto decisivo”. Desde el escenario del Teatro Nacional de Cataluña, rodeado del resto del Ejecutivo, diputados de JxSí y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, el presidente catalán incidió que los dos aspectos “claves” para el 1-O son la participación y el resultado que, “ningún poder, ley o institución pueden frenar”, dijo. Tras admitir que es “legítimo que los riesgos puedan infundir respeto”, llamó a participar sin “desertar de la democracia”.

En otro momento, Puigdemont señaló que el 1 de octubre “no habrá ningún choque de trenes”, sino que “un tren quedará en vía muerta y el otro continuará la marcha”, tras lo que añadió que incluso si ganara el no a la independencia “nada volverá a ser lo mismo”.

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno catalán y líder de ERC, Oriol Junqueras, dijo que el referéndum “tendrá como siempre” colegios, mesas, urnas y papeletas, aunque la diferencia es que, según apuntó´, “se celebrará con la oposición abierta y descarnada del Estado”. Junqueras también señaló que el Estado está “obligado” legalmente a aceptar el referéndum.

El acto, celebrado en el teatro bajo el lema de “Garantías para la democracia: Por un referéndum legal, efectivo y vinculante, “fue presentado por el diputado de JxSí y cantante Lluís Llach, quien recordó que la declaración de independencia de EEUU fue proclamada un 4 de julio.

Por otra parte, en una página web creada ayer con la intención de explicar los detalles del referéndum, resolver dudas y recoger aportaciones, se señala que “el Gobierno catalán “está iniciando la compra directa de las 8.000 urnas que dice necesitar para celebrar el referéndum. La web también detalla que la campaña electoral durará 15 días, con comienzo el jueves 15 de septiembre, cuatro días después de la Diada.

Por otra parte, el conseller de Justicia, Carles Mundó, calificó de “absurdo” y “contradictorio” que el Gobierno haya calificado de “antidemocrática” la futura ley del referéndum, porque, según dijo, lo que pretende es que los ciudadanos puedan votar y expresar “democráticamente” su posición sobre el futuro político de Cataluña.

Por su parte, desde el PPC, Xavier García Albiol, dijo que sería “deseable” que la Fiscalía actuara contra la futura ley del referéndum, a la que calificó de “golpe de Estado” que busca “la suspensión de la autonomía” de Cataluña.

Para el portavoz de Ciudadanos en el Parlamento catalán, Carlos Carrizosa, la futura ley arroja “más dudas” para los funcionarios, puesto que “el Govern no pretende cumplir las leyes vigentes”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar