Puigdemont cesa al consejero que puso en duda la celebración del referéndum

 

 

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, destituyó al consejero de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, quien en una entrevista en El Punt Avui afirmó que “probablemente” el referéndum del 1 de octubre no se podrá celebrar porque el Estado tiene mucha “fuerza” y ejercerá su “poder”, por lo que “se hará alguna cosa diferente que se puede parecer al 9-N”. Además criticó que una parte del Govern no está en “el núcleo duro de las decisiones” y no se le consulta la “estrategia”, por lo que tendrán que actuar “con muy poco tiempo” sobre cosas que no habrán podido “madurar”. Por otro lado, dijo no temer tanto entrar en prisión como los riesgos contra su patrimonio que supondría participar en una consulta ilegal, porque afectarían a su familia.

Baiget será sustituido por el consejero de Cultura, Santi Vila, que de momento mantendrá ambas carteras.

Según apuntan los diarios, Puigdemont tomó la decisión en coordinación con ERC y fue confirmada después de que Baiget se ratificara en sus declaraciones ante los medios por la mañana y afirmara que el Govern “no puede cerrarse a ninguna opción” si no se puede celebrar el referéndum. “No podemos descartar alternativas para que el pueblo de Cataluña se manifieste y conteste la pregunta”, dijo.

En un acto ante empresarios Puigdemont reiteró que el referéndum será “vinculante” y “oficial” y estará organizado por el Gobierno catalán, lo que supone “grandes diferencias” con la consulta del 9-N y animó a “votar para decidir el futuro colectivo de Cataluña”. En otro acto distinto el presidente de la Generalitat aseguró que el proceso independentista “no es antiespañol, ni para dar la espalda a España” y defendió la existencia de un Estado catalán y otro español “que colaboren entre ellos”.

La decisión del presidente de la Generalitat no sentó bien en el PDECat, según fuentes de la formación que citan las agencias. El exconsejero Francesc Homs manifestó en Twitter “no compartir” la medida. “Políticamente, decisiones así no suman ni hacen grande el proyecto, sino todo lo contrario”. La exconsejera Joana Ortega también se mostró “a favor de sumar, nunca de restar” en la misma red social. “Los que nos la jugamos el 9-N queríamos que todos pudieran opinar. También Jordi Baiget”, tuiteó.

También hubo reacciones desde la oposición. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, defendió que “expresar sinceramente en público las dudas sobre una decisión política” le parece “más honesto que callar por miedo a contradecir la opinión dominante”. El presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, aseguró que a Baiget “se le ha escapado en público” lo que piensa “todo el Govern en privado” y exigió convocatoria anticipada de elecciones.

Para el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, la destitución de Baiget demuestra que la Generalitat está en “un proceso hacia ninguna parte” con su defensa del referéndum unilateral.

Desde Si que es Pot, Lluis Rabell indicó que “quedan unos cuantos más con dudas” sobre el proceso independentista y señaló que “los ceses disciplinarios tal vez mantengan el orden por un tiempo, pero no vambiarán la realidad”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar