Cientos de vecinos refugiados están a la espera de sus familiares

 

En Avelar, municipio de Ansião, junto al campo de fútbol, las decenas de personas que se refugiaron desde la noche de sábado en esta aldea comienzan a conocer los nombres de las víctimas del incendio de Pedrógão Grande.

La impaciencia provoca una creciente tension de los habitantes de las aldeas vecinas que desesperan por tener  noticias de los suyos. Filomena Vilar ya no consigue contactar los padres desde las 6.00 de la madrugada.. Está a 20 kilómetros de la aldea donde habitan, pero lejos de saber lo que se pasa en la localidad de Sarzedas de São Pedro. “Estoy aquí desde las diez de la noche de ayer. No nos dicen nada, nos cortaron el camino y tuvimos que pasar aquí la noche. Aguardo que alguien de la protección civil o de las autoridades nos consiga alguna información”, afirma con esperanza.

 

Esta ersona es una de muchas que dejaron sus casas para buscar refugio lejos de las llamas. Otras no consiguieron avanzar a causa del corte de las carreteras. Laurinda Pires estaba fuera de Leiria cuando supo que su tierra estaba ardiendo. “Vinimos inmediatamente para acá, pero llegamos aquí, eran cerca de las 20h00, y ya no nos dejaron avanzar. Pasamos aquí la noche y hemos sido ayudados por la población local que es muy cariñosa”, cuenta, más aliviada por saber, por una vecina, que su casa, en la Señora de la Piedad, está de pie.

 


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto