El Congreso aprueba el acuerdo con Canadá con la abstención del PSOE

El pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer el tratado comercial entre la UE y Canadá (CETA), con la esperada abstención del PSOE y las críticas del Ejecutivo a los socialistas por haber cambiado de posición con este acuerdo. El visto bueno del Congreso al CETA ha salido adelante con 179 votos a favor del PP, Ciudadanos, PNV y PdECAT, 79 en contra de Unidos Podemos, ERC y Compromís y 81 abstenciones de los socialistas.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló que “no caben excusas” para no apoyar el tratado, al tiempo que acusó al PSOE de hacerse oposición a sí mismo. “No se puede ser equidistante entre más Europa o más populismo, entre más Europa o más Marine Le Pen o más Pablo Iglesias”, dijo Saénz de Santamaría, quien también advirtió a los socialistas de que “no hay nada menos progresista que votar contra el progreso y no hay nada más antieuropeísta que votar contra la propia Europa”.

En otro momento, la vicepresidenta subrayó que el acuerdo comercial ayudará al crecimiento económico en España, la UE y Canadá, país este último que, según recordó, comparte con España valores y principios comunes como la libertad y la “férrea defensa de la democracia”. Tras recalcar que España ha salido de la crisis gracias, entre otras cosas, a las exportaciones, Sáenz de Santamaría pidió al Congreso que no permita que las ideas “extremas” acaben con la UE.

Por su parte, el diputado del PSOE Pere Joan Pons, justificó la abstención de su partido como un “toque de atención” a la UE ante el “nuevo marco” que, según señaló, se está abriendo y en el que, añadió, es necesario “revisar los tratados” con el objetivo de buscar un comercio internacional más justo. Pons defendió el cambio de posición del PSOE, porque, según señaló, el CETA es un tratado “mejorable”. Pons también anunció la propuesta del PSOE de crear una comisión que estudie los próximos tratados internacionales y los pueda debatir con los agentes sociales antes de su aprobación parlamentaria.

Desde Podemos. Pablo Bustinduy agradeció al PSOE su cambio de posición, además de criticar a quienes defienden este acuerdo que, según dijo, amenaza los derechos económicos, medioambientales y de los ciudadanos.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, recordó al PSOE su tradicional europeísmo, para reprocharle a continuación su cambio de posición. Rivera advirtió de que quienes se oponen al tratado “no confían” en las empresas y productos españoles y, según dijo, “temen que los consumidores tengan más oferta”. Desde el PNV, su portavoz, Aitor Esteban, defendió el apoyo al CETA y rechazó los “tópicos” que existen contra este tratado. Desde el PdECAT, Carles Campuzano señaló que su partido apoya el CETA porque es una “magnífica oportunidad” para las pequeñas y medianas empresas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar