El Rey insta a no seguir caminos que conduzcan “a la ruptura de la convivencia”

El Rey instó ayer en el Congreso a no emprender “ningún camino” que conduzca a “la ruptura de la convivencia” o a la división de los españoles, además de advertir de que “fuera de la ley” solo hay “arbitrariedad, imposición, inseguridad y, en último extremo, la negación misma de la libertad”. En su tercer discurso como jefe del Estado en la Cámara Baja, ante los diputados y senadores reunidos en sesión solemne para conmemorar el 40 aniversario de las primeras elecciones de la democracia, Don Felipe emplazó a los parlamentarios a no silenciar, ignorar o destruir el patrimonio construido sobre la base de la Constitución de 1978.

Acompañado por la Reina Letizia, Felipe VI destacó la vigencia del modelo de la Transición en el sentido de que “nadie en España debía volver a ser enemigo de nadie” y de que “la exclusión y la imposición, la intolerancia y la discordia deberían ser sustituidos por la renuncia al dogmatismo y la defensa de las propias convicciones con pleno respeto al adversario y hacia las opiniones ajenas o diferentes”.

Sin aludir de forma expresa a Cataluña, Don Felipe defendió la vigencia del modelo constitucional que reafirma la unidad nacional y reconoce “el autogobierno de sus nacionalidades y regiones”, antes de subrayar que la diversidad define la propia identidad de España y precisar que “los sentimientos se deben respetar y comprender, nunca ignorar, enfrentar o dividir”.

En otro momento, el jefe del Estado elogió la “valía y ejemplaridad” de quienes entonces construyeron un camino que “no fue un mero trámite para salir del paso” o “el proyecto de una persona, ni de un partido político”, sino “una obra de todos y para todos”. Don Felipe añadió que “si hoy la democracia y la libertad son una evidencia, se lo debemos a ellos”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar