Editoriales del dia: Bárcenas silencioso y tendencias nacionalistas en el PSC

BÁRCENAS DESPRECIA AL PARLAMENTO

Luis Bárcenas eligió ayer el silencio ante las preguntas difíciles de la comisión de investigación parlamentaria sobre la financiación del PP e ignoró las acusaciones que requieren respuestas verosímiles, “sin morderse la lengua a la hora de repartir munición demagógica” contra casi todos los portavoces de la oposición. Tanto él como el PP “se concentraron, en contra de toda lógica y de la necesaria predisposición a colaborar con las instituciones, en desprestigiar la tarea de la comisión”. El diputado del PP Carlos Rojas, “en una sintonía estridente para la regeneración democrática que requiere este país, se dedicó a glosar los logros económicos del Gobierno sin hacer preguntas a Bárcenas mientras el coordinador general del PP, Martínez Maíllo, amenazaba de nuevo con llevar al Constitucional la propia existencia de la comisión si no prospera el recurso interpuesto ante la Mesa del Congreso”. El presidente Rajoy “tampoco contribuyó al esclarecimiento al asegurar que la comisión no aporta nada en la lucha contra la corrupción, que se va a dilatar con fines partidistas y que tiene las conclusiones ya redactadas”. “No son las conclusiones de la comisión las que parecen ya redactadas, sino las del propio PP, a juzgar por sus palabras y actuaciones”. Con la estrategia de silencio puesta en marcha en los últimos meses por Bárcenas y la carga del PP contra la comisión, “ambos se ayudan mutuamente. Y eso es lo contrario de la regeneración”.

EL PAÍS 12. Editorial

NI LOS SILENCIOS DE BÁRCENAS NI LAS MENDACIDADES DE VILLAREJO PUEDEN PARAR LA ACCIÓN DE LA JUSTICIA

Luis Bárcenas “está en su derecho de no declarar en su contra, pero eso no quiere decir que las investigaciones periodísticas que destaparon una contabilidad paralela y el pago de sobresueldos en el PP o las que pusieron de manifiesto su inmensa fortuna en Suiza fueran falsas o inventadas”. Por su parte, el excomisario José Villarejo “sale a la opinión pública en un intento por lavar su imagen tras ser imputado por una presunta agresión” e intenta “extender el estiércol, difundiendo en sus apariciones públicas medias verdades, cuando no falsedades sobre lo que se conoce de las ‘cloacas del Estado'” y sembrando dudas sobre la actuación de las Fuerzas de Seguridad y de la Justicia en la persecución de la corrupción en Cataluña. “Sus dudas y sus gestos” en la entrevista del programa Salvados “pudieron hacer ver a la opinión pública que las revelaciones sobre prácticas corruptas en Cataluña – en especial las de la familia Pujol – son producto de una trama montada desde el Gobierno para desprestigiar el proceso independentista de la Generalitat”. Si lo publicado sobre los Pujol hubiera sido falso o producto de una campaña maliciosa, “ninguno de esos casos habría tenido el más mínimo recorrido en los tribunales”. “Gracias a la labor investigadora de El Mundo, los presuntos responsables de ese gran desfalco a las cuentas públicas tienen que responder ante la Justicia”. Ni los silencios de Bárcenas ni las mendacidades de Villarejo “pueden parar la acción de la Justicia en las causas abiertas que investigan la corrupción en el PP y en la Cataluña de Pujol”.

EL MUNDO 3. Editorial

LA OPOSICIÓN SE ESTRELLA EN EL ENROCAMIENTO DE BÁRCENAS

La oposición parlamentaria “quiso convertir ayer a Luis Bárcenas en el invitado estrella de la comisión de investigación de las finanzas del Partido Popular y acabaron estrellándose en el enrocamiento del extesorero popular”. Bárcenas “cumplió el guión y se acogió a su derecho a declarar a conveniencia, lo que incluía el derecho a contestar y a callar cuando quiso y como quiso”. La oposición “no encontró apoyo en las respuestas y silencios de Bárcenas para establecer un juicio de responsabilidades contra el PP y se conformó con lanzar contra el extesorero popular y su antiguo partido un torrente de insultos y descalificaciones personales”. “Ha bastado la primera sesión de la comisión para confirmar que sólo va a funcionar como una sala de interrogatorios y no como un foro parlamentario que pretende investigar unos hechos para depurar responsabilidades políticas”. Los interrogatorios a Bárcenas ayer “eran malas copias de los que se hacen en las salas de justicia y así será difícil dignificar la labor de la Comisión”. “La ofuscación de los grupos de la oposición era tal que sus preguntas se transformaban en soflamas de puro y simple mitin político”. Esta deriva de la comisión “beneficia al PP en la medida en que la hace inútil y descalifica las intenciones de quienes la promovieron, aunque esto no le ahorrará el trago de ver desfilar a algunos de sus exdirigentes para someterse a un juicio populista que ahonda en la herida abierta de la corrupción”.

ABC 4. Editorial

VENTAJISMO POLÍTICO EN EL CONGRESO

La primera sesión de la comisión del Congreso ha confirmado que “no sólo es un ejercicio vano de acoso político al partido del Gobierno”, sino que “carece de la única justificación que podría legitimarla: el deseo sincero de combatir la corrupción pública”. Tanto el fondo como la forma de las intervenciones de los portavoces de la oposición “revelan los clásicos contornos del ventajismo político de una causa ya prejuzgada en la que cualquier concesión a la verdad se consideraría un accidente”. “Tal vez, la única virtud del lamentable espectáculo vivido en el Congreso es que ha desnudado la principal motivación de los impulsores del proceso: la implicación a toda costa de Mariano Rajoy en supuestas prácticas irregulares, pese a que no hay un solo proceso judicial abierto en su contra ni existe el menor indicio de que conociera conducta ilícita alguna”. El Congreso ha sido “convertido en el escenario de un mitin interminable que sólo busca el desgaste electoral y político del adversario”.

LA RAZÓN 3. Editorial

De Salvados al Parlamento (EL PERIÓDICO 6. Editorial) El excomisario Jiménez Villarejo “no merece un cheque en blanco de confianza, pero sus acusaciones deben ser investigadas”. El lugar donde debe ir a rendir cuentas es el Parlamento. “Contra la guerra sucia, luz y taquígrafos”.

Villarejo arranca un ventilador averiado (J. AYUSO. EL PAÍS 20)

El marianismo en el dentista (I. CAMACHO. ABC 13) “Más que una investigación, la comisión parlamentaria va a ser una requisitoria sumarísima, pero el presidente ya lo sabía cuando aceptó la investidura a cambio”.

La corrupción de la democracia (C. ELORDI. EL PERIÓDICO 18)

SÁNCHEZ, INCAPAZ DE FRENAR A LOS EDILES DEL PSC

El PSOE “sigue dando muestras de indefinición en un asunto de extraordinaria gravedad como es el desafío soberanista en Cataluña”. Al reciente reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado, se ha sumado la permisividad de Ferraz con relación a los alcaldes del PSC que respaldan la consulta secesionista del 1 de octubre. Ambos hechos “demuestran que los socialistas siguen sin tener una idea homogénea de España en todo el territorio nacional, lo que representa un lastre político en un momento en que las autoridades catalanas parecen lanzadas a la vía de la ilegalidad y la unilateralidad”. “Siendo lacerante la ambigüedad del PSC, lo es aún más que la dirección del PSOE no censurara de forma nítida y expresa la indisciplina de sus concejales”. Detrás de esta timorata reacción “subyace la alarmante ausencia de claridad de los socialistas en un asunto medular como la cuestión territorial. Pero también la dependencia de Sánchez de Iceta y los socialistas catalanes, a quienes debe en gran medida su regreso al liderazgo del PSOE”.

EL MUNDO 3. Editorial

El PSC debe mostrar firmeza (LA RAZÓN 3. Suelto) El PSOE debe salir al paso de las intenciones de alcaldes socialistas de votar en un hipotético referéndum independentista y desautorizarlos de la forma más inequívoca.

Sano y salvo (A. ESPADA. EL MUNDO 2) La xenofobia de Lupiáñez “no lo llevará a la cárcel ni a la vergüenza ni a la intemperie”.

El licuado del PSC (MARTÍN PRIETO. LA RAZÓN 20)

EL VIAJE DE MAY A NINGUNA PARTE

Ni la primera ministra británica, ni su predecesor, David Cameron, ni ninguno de los abogados de la salida de la Unión Europea “tenían una idea clara de las consecuencias de lo que estaban decidiendo”. Un año han tardado desde un referéndum que nunca debió haberse celebrado para llegar a la conclusión de que no había una situación más conveniente para todos que la actual y que es a la que inconscientemente están renunciando. El resumen de la propuesta de May para definir el futuro de los residentes comunitarios en el Reino Unido es que tendrá que adaptar la legislación para que los europeos mantengan los derechos que hoy ya tienen, necesarios para seguir captando trabajadores cualificados. Al tiempo, May promete que intentará encontrar una fórmula para que aquellos británicos que quieran vivir en el territorio de la Unión puedan gozar de servicios equivalentes como beneficiarios de la Seguridad Social, algo de lo que ya disfrutan. “Un viaje para el que no hacían falta alforjas, sino las pesadas ojeras del nacionalismo más rancio”.

ABC 4. Editorial

BRUSELAS QUIERA SALVAGUARDAR LOS DERECHOS DE SUS CIUDADANOS EN EL REINO UNIDO

La UE tardó ayer muy poco en dar su respuesta a la propuesta de Londres sobre el futuro de los ciudadanos de los 27 con residencia en las islas: insuficiente. “La reacción europea al primer capítulo del Brexit sugiere que Bruselas no tiene prisa ni parece dispuesta a fiarse de promesas, buenos deseos y grandes principios británicos sin antes leer la letra pequeña”. La oferta de Theresa May “no es tan generosa como lo son sus palabras”.

LA VANGUARDIA 22. Editorial

LA OFERTA DE MAY NO CONVENCE A NADIE

El plan de 15 páginas remitido por Theresa May a Bruselas para, supuestamente, tranquilizar a los europeos que viven en Reino Unido “tuvo el efecto contrario y sus explicaciones ayer en el Parlamento fueron aún más inquietantes”. Las medidas propuestas “no han gustado ni en los despachos ni en la calle de la UE”. May ha calificado su propuesta de ‘seria y generosa’, “lo que solo puede interpretarse como un farol para ganar fuerza en la negociación que queda por delante”. Si esto es todo lo que tiene que ofrecer Reino Unido “es muy poco, llega tarde y augura un horizonte, sobre todo para los británicos, mucho más oscuro de lo que nos barruntábamos”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar