Acuerdo general sobre el trabajo de la flota europea en aguas externas

El Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros lograron un acuerdo político sobre un nuevo reglamento que regula la actividad de la flota europea en aguas externas, en el que finalmente se ha descartado la imposición de la llamada “doble sanción” a los barcos que realicen infracciones graves.

La propuesta de la Comisión Europea preveía la paralización durante un año de la actividad de los buques que hubiesen sido ya sancionados por una infracción grave, medida a la que se opuso el Partido Popular Europeo, por considerarla “desproporcionada y discriminatoria para la flota exterior”’, destacó el eurodiputado gallego Francisco Millán Mon, responsable de su grupo parlamentario en esta negociación.

Tras más de un año de negociaciones, primero en el seno del Parlamento Europeo y luego en el diálogo entre las instituciones europeas, el eurodiputado se congratuló por el rechazo de la propuesta inicial de Bruselas, “ya que hubiese supuesto fuertes perjuicios para la flota, penalizando principalmente a los países que, como España, cumplen de forma más estricta la reglamentación europea en materia de sanciones”.
“La retirada de la autorización de pesca durante un año se hubiese traducido en una sanción económica millonaria, dando lugar a una situación de discriminación de la flota de los países que cumplen con mayor rigor la normativa europea, cuya aplicación no se está realizando de forma armonizada en todos los Estados miembros”, añadió el eurodiputado.

El nuevo reglamento “está destinado a garantizar el cumplimiento por parte de la flota europea de la normativa de la Política Pesquera Común (PPC) en aguas de países terceros, al tiempo que mejora la transparencia de la actividad pesquera”, explicó Millán Mon.

La nueva normativa regula también las operaciones pesqueras efectuadas por los barcos que faenan en las aguas de países terceros  mediante las llamadas “autorizaciones directas”, esto es, las no amparadas por un acuerdo bilateral sostenible de pesca entre la Unión Europea y un país tercero o las que no están cubiertas bajo el paraguas de una organización regional pesquera a nivel internacional.

El eurodiputado gallego destacó que por primera vez el reglamento acordado introduce un registro comunitario de autorizaciones de pesca en países terceros, registro que el Parlamento Europeo ha querido extender también a los barcos de países terceros que faenan en aguas comunitarias.

El acuerdo alcanzado incluye, entre otras medidas, una enmienda del Partido Popular Europeo que permitirá la agilización de la renovación de autorizaciones directas para evitar paralizaciones innecesarias de la actividad pesquera, “lo que supone una mejora sustancial respecto de la propuesta de la Comisión”, subrayó Millán Mon.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar