El presidente ve a Iglesias “letal” para el bienestar y el modelo de convivencia

 

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, en su intervención en el debate sobre la moción de censura, cuestionó la capacidad del líder de Podemos, Pablo Iglesias, para ser presidente del Gobierno. “Un gobierno presidido por usted, o donde usted goce de alguna suerte de influencia, sería un gobierno letal para el bienestar general y para el modelo de convivencia que nos hemos dado”, subrayó. En su opinión, Iglesias no debe ser presidente “por el sucedáneo de programa de gobierno” que presentó y por “lo que ha dicho y hecho”, y destacó la “devoción” del líder de Podemos por la política como mero espectáculo, a su “insolencia deliberada”, su “barniz de impertinencia” y su “palabrería inflamada”.

“No parece que pueda gobernar bien quien ni se plantea gobernar para todos”, añadió, y apuntó que su “obsesión” por dividir España “entre buenos y malos, dignos e indignos, decentes e indecentes, saqueadores y explotados” le incapacita para ser presidente. “La primera obligación es defender la unidad de España y la soberanía nacional”, dijo. Asimismo, pidió a Iglesias que cuando hable de soberanía no se esconda en “eufemismos”. “Un candidato a presidente tiene que decir con meridiana claridad si una parte de España puede tomar una decisión que afecta a todos los españoles”, añadió en referencia al referéndum soberanista.

Rajoy calificó la moción de censura de “parodia” contra la estabilidad de España, que se ha utilizado de forma “inadecuada y caprichosa”. En su opinión, la iniciativa es “pintoresca por no decir chusca”, un “trampantojo”, “una moción de fogueo que no se sabe si es contra el Gobierno, contra el PP o contra otros partidos”.

Asimismo, habló de los casos de corrupción de su partido que anteriormente le había reprochado la portavoz de Podemos, Irene Montero. Rajoy admitió que en sus filas ha habido casos “muy graves” de corrupción, pero tildó de “calumnia” el intento de Podemos de presentar a todo el partido y a los miembros del Gobierno como ejemplos de deshonestidad.

Frente a la “España negra” dibujada por Podemos, Rajoy contrapuso el crecimiento y la creación de empleo de los últimos años, y acusó a esa formación de no querer reconocer nada de lo hecho sino de pretender revertirlo con un modelo que comparó con el de Venezuela.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar