Detenido en Betanzos un ingeniero agrícola y su colaborador por apropiación indebida

 

El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Betanzos, en el marco de la operación Briperito, a procedido a la detención de A.S.S, vecino de la misma localidad, titulado como ingeniero técnico agrícola y a J.F.R., residente de de Cambre como presuntos autores de varios delitos relacionados con la labor ejercida desde un bufete de la localidad de Betanzos.

Los hechos se iniciaron en febrero del presente año cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la existencia de rumores a cerca de que un Ingeniero Técnico Agrícola, con un bufete en la localidad de Betanzos y que ejercía su actividad laboral, podía haber comenzado a cometer ciertas irregularidades documentales. Los detenidos se apoderaban de la documentación que sus víctimas le entregaban para que le hicieran las gestiones.

Una vez recibida la información los componentes del ETPJ de Betanzos comenzaron a realizar gestiones al respecto, logrando identificar al perito, el cual utilizaba como pseudónimo el primer apellido de su abuelo materno, pues éste también había sido profesional de la ingeniería agrícola.

Se pudo saber que desde el año 2.011 este individuo se encontraba ya jubilado y sin bufete, aunque continuaba ejerciendo de forma encubierta su actividad, atendiendo a clientes que recurrían a él con motivo de particiones hereditarias, compraventa de solares, levantamientos planimétricos, tasaciones, etc.

 

SEGUNDO INDIVÍDUO

 

 

Así mismo, durante los diversos operativos fue detectado un segundo individuo con el que éste colaboraba, quien ubicaba su despacho en el domicilio materno, Carral. En la fachada de esta vivienda unifamiliar figuraba una placa anunciando estas actividades agrícolas, aun careciendo de titulación alguna relacionada con esta actividad.

Entre las víctimas se encuentra un individuo, que dos años atrás aproximadamente le había entregado al perito la totalidad de la documentación de los bienes familiares (escrituras de propiedad, testamentarias, certificados catastrales, etc.), para que éste les gestionase la partición y registro de los bienes entre él y sus seis hermanos; el resultado hasta esa fecha era nulo y además se negaba a devolverle esta documentación, dándole vagas razones en algunos casos y no contestándole al teléfono en la mayoría. Requerida, esta persona formuló la correspondiente denuncia por estos hechos, haciendo constar su preocupación, pues gran parte de esa documentación, dada su antigüedad, era irrecuperable por otros medios.

De la misma manera fue identificado una segunda víctima que se encontraba en una situación similar desde aproximadamente una año antes, quien a su vez formuló su denuncia añadiendo además que en su caso, el perito ya había pasado de las vaguedades y la retención de sus documentos a la siguiente fase, exigiéndole una elevada suma de dinero por la devolución de las escrituras y demás certificados, sin haber llegado a realizar operación alguna.
Por todo ello se procedió a la detención de A.S.S. quien en manifestación admitió los hechos con ciertos matices, asegurando que la documentación se encontraba en poder de su colaborador, siendo éste el que la retenía y exigía entregas de dinero a cambio de su devolución. Añadió además sentirse víctima de él, pues extendía facturas a nombre del detenido falsificando su firma para posteriormente cobrarlas quedándose con las cuantías (este extremo fue verificado mediante declaración de testigos).

 

 

DOCUMENTACIÓN INTERVENIDA

 

 

Localizado el colaborador, J.F.R., se procedió a su detención, localizando en el interior de su vehículo diversa documentación que fue intervenida, junto con otra gran cantidad que posteriormente entregó de forma voluntaria. En manifestación admitió los hechos, si bien lo hizo descargando toda la responsabilidad sobre el anterior detenido.

Entre la citada documentación se encontraba la correspondiente a los dos denunciantes –a quien les fue devuelta en calidad de depósito- y otras muchas escrituras de propiedad, de compraventa, testamentarias, planos topográficos, levantamientos planimétricos, hijuelas, liquidaciones de impuestos sobre sucesiones, etc., datando la más antigua de ellas del año 1.886, circunstancia que las hace incunables y complica sumamente la identificación de otras víctimas, toda vez que ambos detenidos niegan haber sido quienes la recogieron, por lo que no identifican a su legítimos propietarios.

Continúan estas gestiones, pues pudiera darse incluso el caso de que hubiesen practicado alguna fusión entre parcelas con posterior cambio registral a nombre de entes jurídicos o terceros compradores de buena fe.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar