Los accionistas se unen para demandar a los anteriores gestores del Banco Popular

Las primeras querellas de los accionistas del Popular llegaron ayer a la Fiscalía Anticorrupción de la Audiencia Nacional por varios delitos societarios y contra el mercado, administración desleal y uso de información privilegiada para manipular la cotización de las acciones.

La Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec) denunció en un escrito presentado ante la Fiscalía Anticorrupción que Emilio Saracho y Antonio del Valle – accionista líder del grupo mexicano poseedor del 4,28% de la entidad – seguían una estrategia para “hacer caer el valor de cotización del banco con cuestionables intenciones y siempre en perjuicio de los accionistas y en provecho propio”. A Saracho le responsabiliza de provocar “pánico” en la clientela y fuga de depósitos con su gestión “temeraria” y a Del Valle de buscar “el enriquecimiento propio manipulando la acción del banco” mediante operaciones en corto. Asimismo acusa a ambos de filtrar a los medios de comunicación informaciones “confidenciales” sobre la situación del banco que contribuyeron a alentar las dudas sobre la entidad, provocando la huida de los inversores.

Además otro inversor, representado por el despacho Fonfría Abogados, presentó una querella contra el antiguo consejo de administración presidido por Ángel Ron y contra la auditora PwC por supuestos delitos societarios y contra el mercado por ampliar capital en 2016 con cuentas erróneas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar