El Banco de Santander compra el Popular tras ser intervenido por la UE

El Santander compró ayer el 100% del capital social del Popular por un euro, una vez que el Banco Central Europeo (BCE) constatara la inviabilidad de la entidad por sus problemas de solvencia y liquidez. El banco fue intervenido por la Junta Única de Resolución y adjudicado al Santander en la madrugada del martes en una subasta realizada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El Santander realizará una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para cubrir el capital y las provisiones requeridas por los créditos inmobiliarios morosos, Y empleará otros 8.000 millones de recursos propios del Popular para provisionar créditos fallidos. Asimismo, la entidad que presidente Ana Botín asume todos los compromisos del Popular en depósitos.

La cotización del Popular fue suspendida ayer. Los accionistas perdieron la totalidad de su inversión, al igual que los tenedores de instrumentos de capital como deuda subordinada y bonos contingentes convertibles. El Santander cerró con una ligera caída del 0,88%.

La presidenta del Santander, Ana Botín, dijo que la operación supone una oportunidad única de consolidación del grupo en España para acelerar el crecimiento en el país y en Portugal. Botín dijo que mantenía sus objetivos de beneficio por acción y rentabilidad, aunque reconoció que los beneficios de la operación no se verán hasta 2019. La presidenta del Santander evitó precisar cuántos empleados del Popular se podrían ver afectados pero cifró en 500 millones los ahorros de costes. Según informó, los actuales accionistas del Santander tendrán derecho de suscripción preferente sobre los nuevos títulos que emitirá la entidad.

El Santander designó un nuevo consejo de administración en el Popular que estará presidido por Javier García Cantera de forma provisional. Botín señaló que mañana se reunirá con los 100 principales ejecutivos del Popular y que en un plazo aproximado de 18 meses se desprenderá de la mitad de su cartera inmobiliaria, que asciende a casi 37.000 millones.

Es la primera vez que el Mecanismo Único de Resolución (MUR), la máxima autoridad europea para reestructurar o liquidar bancos, toma el control de una entidad. La presidenta del MUR, Elke König, explicó que la situación de liquidez del Popular “se hizo insostenible” y había que “actuar con rapidez”. La Comisión Europea autorizó la operación en línea con las normas comunitarias de recuperación y resolución de entidades bancarias “acordadas en el marco de la unión bancaria tras la crisis”.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo que la operación es “una buena salida” para el Popular “ya que implica la máxima protección a los depositantes y la continuidad de la actividad, y recordó que se llevó a cabo “sin la utilización de recursos públicos”. De Guindos apuntó que la decisión se adoptó en el marco sobre resolución bancaria “con total transparencia y el cumplimiento estricto de la normativa comunitaria”. Asimismo, destacó que se llevó a cabo sin que se produzca “un eventual contagio entre riesgo soberano y bancario”.

El titular de Economía comparecerá en el Congreso para informar sobre el proceso de resolución del Popular al Santander. El ministro solicitó acudir al a Comisión de Economía, Industria y Competitividad, según el escrito remitido ayer por la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes al Congreso de los diputados.

El portavoz económico del PSOE en el Congreso, Pedro Saura, reclamó la comparecencia de De Guindos para que explique por qué no se ha actuado antes en el Popular. Desde Podemos, Carolina Bescansa criticó la venta porque supone “la concentración de la banca española en manos de muy poca gente”.

El sindicato UGT cree que la compra repercutirá en la reducción de las plantillas y en el cierre de oficinas y abogó por la negociación para abordar las mejores condiciones para los empleados. CCOO pidió un protocolo de garantías de empleo que “renuncie al uso de medidas traumáticas si existe una reestructuración de plantilla”.

Por otro lado, se esperan miles de demandas por la gestión del equipo del Popular tras conocerse que los accionistas perderán el 100% de su inversión. La asociación de consumidores bancarios Adicae instó al Santander a ofrecer una alternativa a los pequeños accionistas y ahorradores del Popular. Mientras, la Organización de Consumidores y usuarios (OCU) solicitará un arbitraje judicial inmediato amparado por la Administración para que los accionistas minoritarios no pierdan toda su inversión.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar