El juez Velasco deja la instruccion de los casos “Púnica y Lezo”

El juez Eloy Velasco, instructor entre otros de los casos Lezo y Púnica, que investigan supuestas tramas de corrupción ligadas al PP madrileño, dejará en los próximos días el Juzgado de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional para trasladarse a la nueva Sala de Apelación de este mismo órgano. Velasco había pedido este cambio y la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) resolvió ayer adjudicarle una de las dos plazas disponibles, convocada dentro de un concurso de traslado en el que se han adjudicado otras treintena de destinos.

La otra plaza disponible para esta Sala de Apelaciones ha sido para el magistrado de la Sala Penal Enrique López; otros aspirantes fueron el magistrado de la Audiencia y vocal del Poder Judicial Fernando Grande Marlaska y el portavoz de Justicia del PSOE, Juan Carlos Campo, además de los jueces de instrucción Fernando Andreu y Carmen Lamela. Para sustituir la plaza que deja libre Velasco se ha convocado ya un concurso de traslado. Este puesto se adjudicará por antigüedad dentro de la carrera judicial y, según fuentes del Poder Judicial, el concurso podría estar resuelto a finales de junio.

LIBERTAD BAJO FIANZA PARA GRANADOS

El juez del caso Púnica, Eloy Velasco, que abandonará la instrucción en los próximas días por su inminente traslado a la nueva Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional, impuso ayer una fianza de 400.000 euros en metálico al exconsejero madrileño y exdirigente del PP de Madrid Francisco Granados para poder eludir la prisión tras más de dos años y medio encarcelado. Velasco ha decidido en un auto modificar la situación de prisión incondicional en la que se encuentra Granados desde el 31 de octubre de 2014, a la vista de los últimos registros en relación con Arpegio-Prisma, al entender que disminuyen el riesgo de destrucción y desaparición de pruebas, y teniendo en cuenta que ya se ha levantado el secreto que pesaba sobre diversas piezas separadas.

Según recuerdan los diarios, después de que la defensa de Granados pidiera su excarcelación en varias ocasiones, Velasco ha acogido la última solicitud, del pasado 5 de mayo, al considerar que se ha rebajado el riesgo de fuga por el tiempo transcurrido en prisión. Pese a ello, el juez entiende que no han desaparecido por completo esos riesgos y por ello le impone el mencionado abono en metálico para salir de la cárcel, lo que le impide depositar bienes como pago de esa cantidad. Una vez pagada la fianza, Granados podrá salir de la prisión de Estremera (Madrid) en la que se encuentra y después deberá comparecer en la Audiencia Nacional o el juzgado más cercano a su domicilio dos veces al mes


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto