Testigos de que sea Dios veraz, pero sin donar sangre

Otros años llamaban a mi puerta jóvenes, esta vez han sido maduros. No s si ellos tienen todos algo en común, a simple vista, o es servidor quien está mas propenso para reconocerlos. El caso es que antes de hablar les digo siempre: “Ustedes son testigos de Jehová” y lo son. Mi relación con ellos viene de lejos, pero tenemos creencias muy dispares.

Debió ser muy avanzados los cincuenta cuando un grupo de muchachos´de Carabanchel Bajo (Madrid)  de una media de dieciseis o diecisiete años, fue sorprendido por Julio Rodríguez, hijo de una gallega que cocinaba  muy bien los caracoles, incluso los que habíamos cogido en un cementerio inglés, que parecía un jardín. Había allí la tranquilidad necesaria para que el marido de la hija del portero o guarda principal, el músido maestro Freire,  compusiera allí “Doce cascabeles”, que en la capital de las Españas,  al menos, le dio grandes éxitos a Tomás de Antequera, medio cegato, lo que le proporcionó mas de un disgusto en el escenario…y había quien aseguraba que se cayó del forillo –vocablo utilizado aquí hace mu poco-, pirueta que hizo casi encima de los que estaban en el patio de butacas. Palabra de que toda la historia, es verídica de la cabeza a los pies, aunque a alguno no se lo parezca.

Nos comentó el citado Julio Rodríguez, que había recibido en su casa de la calle General Ricardos -Carabanchel Bajo otra vez , en Madrid-, a unos  propagandistas de las doctrinas de los Testigos de Jehová. Un miembro de nuestro grupo tuvo la idea, que todos calificamos de feliz , de mantener una reunión con varios de ellos  y que nosotros tendríamos el refuerzo de un amigo de Julio, que conocía muy bien la Biblia, según decía y algunos habiamois podido confirmar

El resultado fue abrumador. Fuimos derrotados con exceso por  unas personas, todas las que estuvieron en la reunión, que sabían mucho mas de la Sagradas Escrituras que nuestro especialista. Nada digamos de los demás que eramos unos católicos menos practicantes, que nos conformábamos con ir de vez en cuando a la misa dominical. Esto es una España católica a machamartillo, en la que incluso el dictador, el de Ferrol, se hacía caminar bajo palio.  Eso sí, en aquellos cincuenta o sesenta, los templos estaban a rebosar, no como hoy, que conozco algunas que cubren medio aforo.

Cuando nos califican  como uno de los pueblos, no solo el gallego, el español en general, nos tildan de católicos fervientes, tiemblo por la aparente inexactitud de la declaración.

Ya que hablamos de las Sagradas Escrituras, indiquemos que la Biblia de los testigos cuestiona la de los católicos. Nuestra Nacar Colunga, de gran prestigio en biblias, sería reducida con la eliminación de partes consideradas esenciales para los católicos.

Sectarios les llaman a los Testigos de Jehová muchas gentes del pueblo cristiano, igual clero que laicos. Una señal de este grupo protestante  que pone a Jehová por bandera, es no aceptar transfusiones de sangre. Esto lo sabe cualquiera a quien preguntemos. Lo que no sabíamos es lo que dicen ellos mismos: hay técnicas para operar, que no requieren la sangre, y aseguran que se practican sin el menor riesgo.

Los que fueron nuestros “adversarios”en el debate tienen reuniones frecuentes para estudiar la Biblia –creo haber dicho que no es la nuestra- y parece que el que hace de maestro comprueba muchas veces si los alumnos, sus correligionarios, han alcanzado el suficiente grado de formación para predicar puerta a puerta su doctrina. Los ancianos  tienen entre los testigos unas deferencias y un respeto que ya quisiéramos para la sociedad católica.

Hay algunos libros recomendables para conocer a los que llaman a nuestra puerta. Uno es “Los falsos manejos de los testigos de Jehová”.
Wikipedia explica bien casi todo lo que queramos saber sobre los que son objeto de nuestro artículo de hoy. Su sede mundial, al menos hasta 1913, estaba en Brooklyn, mejor lugar neoyorkino para el arte que para la religión. Uno de sus fundadoresd fue Charles Taze Russell. Este “(…) fundó la Wach Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, a partir del movimiento Estudios de la Biblia. Ejerció como presidente –de la Wach Tower, etc.- entre 1852  y 1916”. El segundo presidente –segúnWikipedia- fue Joseph Franklin Rutherfor, y ejerció en el cargo entre 1917 y 1942. También nos dicen que “(…) basansus creencias en la Biblia, libro que consideran como fuente exclusiva de referencia en asuntos doctrinales. Creen en Jehová como el único Dios ,el cual no es omnipresente  y se identifican como seguidores de un único líder, Jesucristo a quien consideran hijo de Dios pero no Dios en sí mismo (…).

No solo para católicos, de plenos a superficiales, sino para cualquier  persona con una ética aconsejable, la mejor enseñanza de esta experiencia sobre los Testigos de Jehová es respetarlos como no nos respetan a nosotros.

El míercoles 24,  día de María Auxiliadora Yoo Tube recoge el mensaje de Corazón de Testigo de Jehová en italiano, “Mercoledi (…) la gloria di Dio; e la distesa annuncia l´opera sue ma”. Se entiende, ¿no?

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar