El presidente catalán pone condiciones

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, rechazó la invitación del Gobierno, si bien afirmó que aceptaría llevar el referéndum al Congreso si primero llega a un «acuerdo» con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sobre cómo debe ser esta consulta. Acompañado del vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, antes de un acto en el Palacio de Congresos de Barcelona del Pacto Nacional para el Referéndum, Puigdemont dijo que el Govern está dispuesto a negociar el referéndum con el Gobierno, y en caso de llegar a un acuerdo, los dos ejecutivos lo someterían a sus respectivos parlamentos.

No obstante, Puigdemont celebró la oferta de Sáenz de Santamaría, que consideró «un cambio de tono» del Gobierno. En su opinión, se trata del reconocimiento de facto por parte del Gobierno español de la posibilidad de que haya un referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, añadió que se llegue o no a un acuerdo, no desisten de ejercer «el derecho irrenunciable de autodeterminación del pueblo de Cataluña». Además, instó al Gobierno a «retirar las querellas contra los miembros de la Mesa del Parlament». Junqueras recordó que los cinco querellados lo están por permitir debatir sobre el referéndum, el «mismo tema» que ahora el Gobierno propone debatir en el Congreso.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, suscribió las palabras de Puigdemont y pidió una negociación del referéndum de «gobierno a gobierno» antes de plantearse llevar la consulta al Congreso.

Desde otras formaciones políticas, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, celebró la oferta planteada por el Gobierno a Carles Puigdemont. A su juicio es «enormemente sensato» que el presidente de la Generalitat acuda al Congreso a defender su propuesta de convocar un referéndum en Cataluña. Para Iglesias, este paso supondría «un avance democrático». Por su parte, el líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, instó a Puigdemont a acudir al Congreso a librar la batalla por el referéndum.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, subrayó que Puigdemont tiene «miedo» a acudir al Congreso. En un apunte en su cuenta de Twitter subrayó que a Puigdemont y a Junqueras «sólo les gustan los monólogos, no los debates».

Mientras, en Madrid, el PP lamentó que la alcaldesa Manuela Carmena dé «cobertura institucional» a la conferencia del presidente catalán. En un acto celebrado en el patio de cristales del Ayuntamiento, la vicesecretaria del PP Andrea Levy acusó a Carmena de poner «la alfombra roja» a quienes quieren dividir y lamentó que el Consistorio madrileño sea un «mal ejemplo» y abra las puertas a los independentistas.

Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, defendió la Conferencia de Puigdemont, y dijo que ello no significa que el Ayuntamiento apoye al presidente catalán, sino que se trata de «facilitar la libertad de expresión». Carmena subrayó que Madrid es «el lugar de encuentro de España», y subrayó que es «importante que los catalanes sepan que Madrid está siempre abierto para ellos y para las vías de encuentro para resolver una confrontación que nadie quiere».

En otro orden de cosas, el coordinador del Pacte Nacional pel Referèndum, Joan Ignasi Elena, anunció ayer que han recogido más de 500.000 apoyos a la consulta y pidió diálogo al Estado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar