El juego suicida de la Ballena Azul

Se están expandiendo numerosos rumores acerca de un juego conocido como la Ballena Azul, que consiste realizar 50 tareas concretadas por el director del juego y que consisten, básicamente, en automutilarse rajando la piel propia con la finalidad de escribir palabras o números y dibujar figuras, escuchar música psicodélica y ver películas de terror. La última tarea, que se debe ejecutar cuando el jugador ya debe estar verdaderamente trastornado tras haberse grabado voluntariamente una ballena con un cuchillo en su brazo, es suicidarse.

Hay muchas personas que dudaban sobre la existencia del juego, pero son numerosas las referencias que se pueden encontrar sobre el mismo en las redes sociales. Además, ya hay varias noticias sobre la Ballena Azul en distintos medios de comunicación españoles.

Por lo visto el juego ha tenido incidencia en Europa y en algunos países del sur de América con anterioridad. En España se han podido conocer diversos casos, siendo el primero el de una chica que ingresó en un hospital con varias heridas, entre las que destacaba el grabado de una ballena.

Las prácticas que se realizan, supuestamente, por el juego, que está coordinado, en teoría, por una persona, que va fijando las canciones que oír y las películas que escuchar, debilitan a los participantes, que, llegado un momento, son totalmente sumisas y llegan a cumplir las órdenes dadas. Ese dato permite entender muchos aspectos propios de un juego que se está extendiendo radicalmente.

El juego de la Ballena Azul es algo sobre lo que debería advertirse y que debería vigilarse para evitar que personas vulnerables puedan llegar a sucumbir frente a sus reglas, quitándose la vida finalmente al terminar las 49 primeras misiones. Es una actividad realmente peligrosa y constituye un delito de inducción al suicidio, castigado en el artículo 143.1 del Código Penal, cuyos efectos pueden llegar a ser irreversibles para aquellas personas que se sienten deprimidas y aisladas y que consideran que la única salida para ellos es arrebatarse su propia vida.

Lo que hay que conseguir es evitar la inclusión de personas en grupos de juegos peligrosos. No debería ser posible que una persona pueda llegar a decidir sobre la vida o la muerte de los demás.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar