Cruce de reproches en el «cara a cara» entre Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López

Los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE protagonizaron ayer momentos de tensión en el único debate que mantendrán durante la campaña de las elecciones primarias que los socialistas celebrarán el próximo domingo. Los mayores encontronazos los protagonizaron Susana Díaz y Pedro Sánchez, que cruzaron reproches por la abstención de los diputados socialistas en la votación de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. En medio de sus dos rivales, Patxi López llamaba a mirar al futuro y trabajar para superar la división interna: «Si no ponemos remedio, podemos desaparecer». Las posibles alianzas con Podemos y el modelo de Estado suscitaron otros encontronazos. En lo que sí coincidieron los tres es en que, si ganan las primarias, contarán con los equipos de sus rivales para conseguir la unidad del PSOE.

Los tres aspirantes pusieron de manifiesto sus diferencias en su primer encuentro cara a cara desde la reunión del Comité Federal que el pasado 1 de octubre concluyó con la dimisión de Pedro Sánchez como líder del PSOE. Mientras Sánchez atribuyó a la abstención en la investidura de Rajoy -«el mayor error del PSOE de los últimos años», dijo- la causa de que los socialistas hayan dejado de ser el referente de la izquierda española, Díaz le respondió culpándole de la crisis del partido por no asumir su responsabilidad y dimitir tras dos derrotas electorales provocadas, según dijo, por los «bandazos» de sus propuestas. «Si el PSOE conmigo al frente no remonta electoralmente, me iré», prometió la presidenta andaluza. «Si soy secretario general, la primera medida será pedir la dimisión de Mariano Rajoy», añadió Sánchez. Por su parte, López advertía de que no habrá remontada con ninguno de sus dos contrincantes, a los que culpó de ser los causantes de la fractura interna. «Estamos así porque en lugar de enfrentarnos a la derecha, nos enfrentamos entre nosotros», afirmó.

 

DÍAZ RECHAZA LA IDEA DE «ESPAÑA, NACIÓN DE NACIONES» DE SÁNCHEZ

 

En la discusión sobre el modelo territorial, Díaz defendió el modelo autonómico establecido por el PSOE en 2013 en la Declaración de Granada, mientras que reprochaba a Sánchez su idea de una «España nación de naciones». «No se puede tener cada día de la semana una visión de España o 19 en función de la comunidad o de la ciudad autónoma en la que te encuentres», reprochó a su rival. El ex secretario explicó que su concepto territorial es una «intersección entre aquellos que defendemos que España es una nación y aquellos otros que consideran que España es una realidad plurinacional». «Para los socialistas», según López, «un país, antes que la nomenclatura, es un pacto; un pacto entre ciudadanas y ciudadanos libres».

En cuanto a los posibles pactos postelectorales, Sánchez apostó por la confluencia con otras fuerzas de izquierdas, y recordó que algunos de los barones que le reprochan que proponga un acercamiento con Podemos gobiernan gracias a esta formación. «No creo que seas pro-Podemos o pro-Ciudadanos, eres pro Pedro Sánchez y haces lo que te interesa, lo que te interesa a ti», le respondió Díaz. «Alejarse del PP y de Podemos», es lo que defendió López.

 

LOS TRES CANDIDATOS, POR LA UNIDAD DEL PSOE

En su alegato final pidiendo el voto a los militantes socialistas, los tres candidatos se prodigaron en llamadas a la unidad del PSOE para conseguir una remontada electoral que les permita desalojar al PP del poder. Susana Díaz dijo que quiere liderar un partido que represente «la izquierda útil», la que cambia la vida de los ciudadanos. Pedro Sánchez exhortó a la militancia a elegir «entre un partido de notables o un partido de militantes», en alusión al apoyo que ha encontrado la presidenta andaluza entre los históricos dirigentes socialistas y los barones territoriales. «El PSOE es la esperanza de los perdedores de la crisis. Por eso pido que no votes contra nadie sino a favor de la unidad», concluyó López.

 

EL DEBATE EN LOS PERIÓDICOS

El debate protagonizado por los candidatos al liderazgo del PSOE es el tema de portada de todos los diarios nacionales, que en sus titulares hablan de la división existente en el partido. «Un PSOE irreconciliable», titula EL MUNDO, que destaca las «diferencias y animadversión» que escenificaron Díaz y Sánchez en «un debate lleno de crispación», en el que López advirtió del «alto riesgo de fractura del partido». «El debate del PSOE confronta un pasado de división y rencor», afirma EL PAÍS, que subraya la «tensión en la recta final de las primarias socialistas». «El debate ahonda la fractura de los socialistas», añade ABC, que en páginas interiores habla de «un bronco debate al que López sacó partido». «Más puños que Rosas», titula LA RAZÓN, en alusión a la crispación vivida en un debate que, según este diario, «no cierra las heridas» en la familia socialista. Por su parte, LA VANGUARDIA dice que «la acritud del debate entre Díaz y Sánchez demuestra que su división es irreconciliable».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar