El fiscal general del Estado apoya a Moix

 

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, respaldó ayer en la Comisión de Justicia del Congreso al fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, ante las críticas de toda la oposición, que reclamó su cese inmediato por su actuación en la operación Lezo y por su decisión de relevar a los fiscales que investigan la presunta financiación irregular de Convergència. Maza dijo estar «satisfecho por el acierto» en la designación de Moix, del que destacó «su valentía y firmeza en el desempeño del cargo, al servicio tan sólo de la sociedad, del Estado de Derecho y de las garantías de los ciudadanos».

Para Maza no existe ni un dato que pueda llevar a la remoción de Moix de su cargo, ni un solo dato «verdaderamente objetivo, concluyente y al margen de elucubraciones, respecto de algún procedimiento contra hechos susceptibles de ser calificados como de corrupción que se haya visto paralizado». Al respecto, defendió la actuación de Moix en la operación Lezo y en la propuesta del relevo de los fiscales del 3%. En este punto, se mostró «atónito» por las críticas a su subordinado y recordó que forma parte de sus competencias. Achacó la situación a «informaciones desviadas, infundadas y gravemente perjudiciales» contra el Ministerio Público.

Por otra parte, Maza reclamó a los diputados «herramientas legales» para poder luchar contra las «filtraciones» interesadas de los sumarios judiciales. En su opinión, estas filtraciones «no mejoran el conocimiento de la verdad por los ciudadanos», además de perjudicar a las personas mencionadas en las investigaciones, que ven restringido su derecho de defensa y de perjudicar a la propia eficacia de la justicia.

Mientras, los partidos de la oposición reclamaron a Maza que cese de forma inmediata a Moix. Por el grupo socialista Juan Carlos Campo dijo que el estado de la Fiscalía es de «obituario» y conminó al fiscal general a que «no se encoja de hombros» y «actúe inmediatamente para recuperar la credibilidad». La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, calificó la situación de «excepcionalidad democrática» y añadió que el cese de Moix es «una cuestión de respeto mínimo al funcionamiento de las instituciones». José Ignacio Prendes, de Ciudadanos, pidió al fiscal general que «adopte las medidas que tenga que tomar», y coincidió en que Moix «no puede continuar ni un minuto más».

El diputado del PNV Mikel Legarda se sumó a las críticas a Moix, para quien pidió su cese inmediato por haber «sembrado de descrédito a la Fiscalía Anticorrupción». Por Compromís, Enric Bataller acusó a Moix de «actuar de tapadillo para favorecer a Ignacio González». La diputada de ERC Ester Capella i Farré abundó en la «dependencia» del fiscal general, al que acusó de «no actuar sin el visto bueno del Gobierno». Por su parte, Lourdes Ciuró del PDeCat consideró que la Fiscalía está «patas arriba».

Frente a estas posiciones, el diputado del PP Carlos Rojas animó a Maza a «seguir luchando contra la corrupción sin descanso como lo está haciendo la Fiscalía».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar