Repulsa por una muerte violenta

 

El Parlamento de Galicia guardó ayer tarde un minuto de silencio como señal de repulsa por la muerte violenta de un menor en el municipio de Oza-Cesures a manos de su padre.

Otras instituciones expresaron su dolor y consternación por este hecho, bien con concentraciones en el exterior, bien con las banderas a media hasta como así fue en el Ayuntamiento de A Coruña, en el que vivía el niño, y en otros municipios.

Por su parte, la Xunta expresa «su más enérgica condena y repulsa ante la muerte violenta de un niño en el ayuntamiento coruñés de Oza-Cesuras».

El suceso es objeto de investigación y, a la espera de confirmación oficial de se se considera caso de violencia de género, «la Xunta condena una vez más este tipo de actos de violencia y traslada su pesar y su apoyo a su familia».

El Gobierno gallego hace un llamamiento a toda la sociedad para que que entre todos se pueda finalizar con este tipo de actos, y poder conseguir la plena erradicación de este problema público y social de primera orden.

Asimismo, la Xunta hace un llamamiento para que las personas que estén siendo víctimas de maltrato denuncien y así se le puedan prestar las ayudas necesarias, tanto a nivel de protección policial, como a nivel económico y así poder ayudarles a romper con la situación de violencia en la que están inmersas.

En ese sentido, hay que recordar que los menores tienen a su disposición el teléfono de la infancia (116111) y las víctimas de violencia de género, el teléfono 016, uno teléfono gratuito que garantiza la confidencialidad, ya que no queda huella en la factura telefónica.

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar