Intensa cnfrontación de Macron y Le Pen a tres días de la segunda vuelta electoral

 

Los dos candidatos a la Presidencia de Francia, el socioliberal Emmanuel Macron, y la ultraderechista Marine Le Pen, se enfrentaron ayer en un debate televisado marcado por las descalificaciones y las constantes interrupciones a tres días de la segunda vuelta de las elecciones. La candidata del Frente Nacional fue la encargada de abrir las intervenciones y utilizó su turno de palabra para atacar a su contrincante, a quien consideró «el candidato de las finanzas» y heredero del actual gobierno, frente a ella, «la candidata del pueblo». Macron dijo de Le Pen que era la «heredera» de un partido «xenófobo» que «aprovecha el enfado del pueblo desde hace 40 años».

Macron acusó a Le Pen de tener una política de aislamientos que conlleva un «espíritu de derrota», mientras ésta le atacó por ser el «candidato de la globalización salvaje». El candidato socioliberal advirtió de que con las promesas de su contrincante «o subirán los impuestos o incrementarán la deuda» y que su propuesta de reducir la edad de jubilación a los 60 años «no es sustentable» ya que costaría 30.000 millones de euros. Le Pen acusó a Macron de estar tutelado por Berlín. «Francia estará dirigida por una mujer, yo o Merkel», auguró. La candidata del Frente Nacional anunció que ahorrará millones de euros en gastos destinados a política migratoria y a la Unión Europea, a la que acusó de impedir el desarrollo económico de Francia. «Europa es un desastre. El euro es una amenaza para nuestra soberanía nacional», dijo. Macron consideró «irreales» sus propuestas y abogó por reformar el país para hacerlo más competitivo, y defendió a Europa porque es el «futuro». «Una Europa protectora, una Europa garante de nuestra prosperidad», añadió.

En cuanto a terrorismo, Le Pen reprochó a su rival su «complacencia con el fundamentalismo islamista» y le acusó de «tener relaciones con gente próxima a quienes cometen atentados». Macron anunció que la lucha contra el terrorismo será su prioridad y causó a Le Pen de proponer soluciones «que no sirven para nada», como el cierre de las fronteras.

Un sondeo realizado por la televisión BFMTV al término del debate apuntó que el 63% de los encuestados veía a Macron «más convincente», frente al 34% que se pronunciaron por Le Pen.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar