Los líderes sindicales, contra las retribuciones «low cost» y por un acuerdo con la CEOE

 

Entrevistado en LA RAZÓN, el dirigente de CCOO se muestra convencido de que los trabajadores están ahora más dispuestos a salir a la calle para luchar por sus reivindicaciones, incluso entre los más jóvenes «que se incorporan cada vez más tarde al mercado laboral».

«Asqueado» por el ambiente de corrupción que se vive en el país, Toxo dice que el Gobierno «gozará de estabilidad» si atiende a las demandas de diálogo que le formulan los sindicatos para conseguir más y mejor empleo. «Nosotros preferimos llegar a acuerdos que convocar huelgas, pero no podemos avanzar con un modelo de relaciones laborales low cost.

España no puede ser un país de camareros, sobre todo de camareros mal pagados», señala. El dirigente sindical advierte de que «el incremento salarial que se pacte en los convenios tiene que ir acompañado de una cláusula que asegure el poder de compra». «Si se dan esas circunstancias, habrá acuerdo con la CEOE», concluye.

 

ÁLVAREZ: ACUERDO CON LA CEOE

 

El secretario general de UGT advierte, en sendas entrevistas publicadas LA RAZÓN y ABC, de que «se entraría en una etapa de innecesaria conflictividad laboral si no se consigue un acuerdo con la CEOE sobre pacto salarial». Álvarez califica de «lamentable» que los empresarios «no tengan una voluntad real de llevar a cabo una negociación seria para alcanzar un pacto salarial que daría una gran estabilidad al país» y, sin embargo, quieran imponer cuestiones, como que las mutuas puedan dar las altas y las bajas para los trabajadores, que no están ni mucho menos en la agenda de los sindicatos. Las subidas salariales serán, adelanta, una de las principales reivindicaciones de un Primero de Mayo «muy potente, en el que algunos pueden hablar incluso de reconciliación entre los trabajadores y los sindicatos». La política económica y el reparto de la riqueza es «otro de los problemas de fondo» que enfrenta a UGT, en este caso con el Gobierno. «Además, la no derogación de la reforma laboral nos hace mantener un insoportable paro juvenil (…) Nuestro sistema laboral nos acerca cada vez más a Marruecos», afirma.

Respecto a la corrupción, Álvarez recuerda que «en las organizaciones sindicales no hay dirigentes imputados con responsabilidades». «No hay ninguna imputación que tenga visos de convertirse en sentencia negativa, salvo una, la de Soma-UGT, en la que nosotros somos acusadores», añade. Tras subrayar que las primarias del PSOE, «son ellos los que las tienen que resolver», el dirigente de UGT observa con optimismo el futuro de los sindicatos, destacando que en el año 2017 han aumentado las afiliaciones. «Lo importante es sanear las cuentas del sindicato, ajustarlas, y hoy puedo decir que UGT es libre y no debe nada a nadie. Esto es lo que nos va a garantizar no depender de ningún partido ni de ningún Gobierno y poder decir lo que estimemos oportuno», concluye.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar