La prensa recoge en sus editoriales la tranquilidad de la UE por la posición de Macron

LA VICTORIA DE MACRON, GRAN NOTICIA PARA FRANCIA Y EUROPA

Emmanuel Macron se perfila como el más joven presidente de Francia. Su discurso optimista sobre el futuro del país y de Europa ha seducido al electorado en pleno auge de los populismos, los nacionalismos y la xenofobia. La Francia de Macron es un país moderno, reformista, abierto y multilateral. La derrota del conservador François Fillon es un contundente rechazo a la corrupción. Y la derrota del Partido Socialista es humillante. Tras las primarias presentaba a un candidato izquierdista e inconsistente que ha dejado huérfanos a los social-liberales de la formación, que ya se habían pasado en masa al movimiento de Macron. Dos son las malas noticias: el espectacular resultado de Marine Le Pen y las dificultades de Macron para lograr una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas, ya que es un líder sin partido que deberá lograr una coalición que le permita gobernar. Su éxito demuestra la importancia de romper con las inercias y presentar ideas novedosas.

EL PAÍS 14. Editorial

MACRON, CERCA DEL ELÍSEO

Macron es el triunfador. La extremista Le Pen irá a la segunda vuelta pero los resultados, el ambiente político y el sentido común permiten prever que con pocas posibilidades de vencer. El gran apoyo obtenido por Macron augura que todas las demás candidaturas (salvo el Frente Nacional) le van a prestar su apoyo. Por tanto, salvo una circunstancia incontrolada, será el presidente de la República. Será el primer paso de un periodo complejo y difícil para Francia porque en junio hay elecciones legislativas y Macron carece de un partido que le respalde en la Asamblea Nacional y tendrá que gobernar cinco años con un Parlamento en el que no tendrá claros apoyos ni una mayoría disciplinada. La previsible victoria de Macron es solo el primer episodio de la transformación de Francia y sus estructuras políticas.

ABC 4. Editorial

EUROPA RESPIRA ALIVIADA CON EL ÉXITO DEL JOVEN MACRON

Macron se perfila como el próximo presidente de Francia. Los principales aspirantes derrotados, excepto Mélenchon, han pedido ya el voto para Macron en la segunda vuelta, en la que se enfrentará a Le Pen. Así, como ocurrió en Austria y Holanda, los franceses podrían frenar el avance del populismo que, sin embargo, ha logrado en Francia un avance preocupante., porque no se puede obviar que casi un 45% de los franceses han elegido opciones que rechazan el proyecto y los valores que representa la UE. Macron, sin embargo, carece tanto de un programa bien definido y concreto como de un partido con implantación en todo el territorio, lo que es un gran hándicap, teniendo en cuenta que las elecciones legislativas son en junio. Es el tiempo que tiene Macron para definir su propuesta política y articular un partido aún inexistente que le apoye en el Parlamento.

EL MUNDO 3. Editorial

MACRON, ESPERANZA PARA UNA EUROPA UNIDA

La victoria de Macron es un buen resultado para el conjunto de la UE, pues es muy improbable que Le Pen pueda imponerse a la unión republicana que se ha suscitado en torno a aquél, un político de corte más liberal, sin obediencia de partido y convencido defensor del papel de Francia en una Europa unida. La UE, pues, puede respirar tranquila, confiada en que el frente antilepenista mantenga a Francia como un socio fiable El gran derrotado es el Partido Socialista, ya que muchos de sus votantes, tras el batacazo de Benoît Hamon en esta primera vuelta electoral, han decidido seguir el consejo del ex primer ministro, Manuel Valls, que pidió el sufragio para su antiguo compañero en el Gobierno. Si tenemos en cuenta que Valls fue derrotado en las primarias socialistas por Hamon, un político muy radical pero que contó con el apoyo de la mayoría de los militantes del partido, es fácil trasladar la moraleja de lo ocurrido al escenario español del PSOE: el voto militante puede dar la secretaría general del partido a un candidato determinado, pero eso no significa que tenga un traslado automático en unas elecciones generales, puesto que lo determinante son los votos de los simpatizantes.

LA RAZÓN 3. Editorial

LA UE, MÁS TRANQUILA CON LA VICTORIA DE MACRON

Tal como preveían las encuestas los resultados de la primera vuelta en las elecciones francesas han sido muy ajustados entre los dos candidatos que pasan a la segunda: Macron y Le Pen. Pero la participación electoral, que rozó el 80%, estuvo diez puntos por encima de las previsiones demoscópicas, a pesar del hartazgo de los ciudadanos por la crisis y de los atentados y amenazas terroristas, lo que indica que los franceses conservan su tradicional responsabilidad en las cuestiones que atañen al común. El primer puesto de Macron es un motivo de tranquilidad para la UE. El líder de En Marcha es el más europeísta y el que más apuesta por reforzar el eje franco-alemán. Después del respiro de las elecciones en Holanda, cuando la extrema derecha quedó frenada en sus aspiraciones, las de Francia consolidan ese clima positivo. El que Macron se haya impuesto a Le Pen indica que los franceses no se amilanan ante la amenaza del terrorismo y no están dispuestos a ceder al miedo.

LA VANGUARDIA 26. Editorial

MACRON SE VISTE DE GRAN FAVORITO

La primera vuelta de las elecciones francesas han significado el hundimiento del sistema de partidos característico de la Quinta República. Así, en un país sumido en un clima depresivo alimentado por los efectos de la crisis económica y el desafío yihadista, no debe extrañar que Macron carezca de partido y defienda un programa en el que la ambigüedad es la norma. De forma que, frente a quienes se preguntan dónde tiene el Frente Nacional su reserva de votos se encuentran aquellos que se preguntan justo lo mismo referido a Macron. Y ante la tentación de muchos votantes de Mélenchon de recurrir al voto en blanco, sigue abierta la gran incógnita: ¿le queda a Le Pen alguna posibilidad de llegar a la presidencia y debilitar aún más la Unión Europea?

EL PERIÓDICO 8. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar