El Gobierno advierte a ETA que no habrá contrapartidas a cambio de su desarme

Un día después de que ETA anunciara su desarme definitivo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advirtió a la banda terrorista que no habrá ningún tipo de contrapartida por parte del ejecutivo a cambio de la entrega de las armas. “Ya saben que no habrá nada a cambio de nada, porque nada puede haber”, afirmó en su intervención en el XV Congreso del PP del País Vasco. Rajoy pidió una vez más a ETA que se disuelva e insistió en que tanto el Gobierno español como el francés “aplicarán la ley, como lo han hecho siempre”. Según el jefe del Ejecutivo, esa aplicación de la ley es el compromiso que “preserva la dignidad de las víctimas del terrorismo” y, además, la herramienta “más eficaz para la disolución definitiva de ETA, como el tiempo está acabando de demostrar”.

El Gobierno francés, a través de su ministro del Interior, Bruno Le Roux, aseguró ayer que no negociará con ETA la entrega de armas y señaló que “solo la autoridad judicial está habilitada” para hacerse con el arsenal de la banda terrorista. “Si ETA quiere proceder a su disolución y someterse a la ley, le corresponde entregar todas sus armas a ambos lados de la frontera”, señaló. Según informan las agencias, el anuncio del Ejecutivo francés fue valorado positivamente por fuentes del Gobierno español, que insistieron en que el fin de la violencia terrorista no puede ser producto de ninguna negociación política y debe estar presidido por el respeto a la legalidad.

Según destacan hoy los diarios, el presidente del Gobierno vasco, Íñigo Urkullu, avanzó a Mariano Rajoy el anuncio del desarme de ETA en una reunión que ambos mantuvieron “en secreto” el pasado martes en La Moncloa. Desde Moncloa ni confirman ni desmienten que la reunión se produjera, mientras que fuentes del Ejecutivo vasco citadas por LA VANGUARDIA sí han confirmado la existencia del encuentro, que consideran una “muestra de lealtad”.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto