El Parlamento venezolano denunció publicamente el golpe de Estado

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) tomó ayer la decisión de asumir el control y competencias de la Asamblea Nacional, o Parlamento unicameral, de mayoría opositora, como consecuencia de lo que ha considerado como un desacato a sus sentencias, en relación con la incorporación a la Cámara de tres diputados opositores, a pesar de haber sido inhabilitados por el Supremo.

El presidente de la Asamblea, Julio Borges, dijo desde la sede del Parlamento que el Gobierno venezolano ha dado un «golpe de Estado» a través del Supremo, al tiempo que advirtió de que los diputados opositores no acatarán la decisión. Borges, que rompió la sentencia y la calificó de «basura», señaló: «Quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras: en Venezuela, Nicolás Maduro dio un golpe de Estado». El presidente de la Asamblea, hizo hincapié en que la Sala Constitucional ha tenido la osadía de «creer que van a pasar por encima del pueblo venezolano».

Canal Wapa Tv de Puerto Rico

Asimismo, un grupo de diputados opositores se movilizó hasta la sede del TSJ, en Caracas, para manifestar su rechazo a la decisión y expresar que no acatarán el fallo. Los diputados llamaron a los ciudadanos a la «rebeldía» ante lo que volvieron a calificar como un «golpe de Estado». Representantes del partido Voluntad Popular (VP), que dirige el opositor preso Leopoldo López, pidieron al pueblo venezolano retomar las movilizaciones en la calle como «única forma» de «imponer la voluntad del pueblo» ante el «golpe». La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) informó que hoy ofrecerá una rueda de prensa para «evaluar la emergencia generada por el zarpazo del Tribunal Supremo de Justicia».

 

Julio Borges, hasta ahora presidente del Parlamento

El gobernador opositor venezolano Henrique Capriles denunció, desde Bogotá, que en su país se ha dado un «madurazo», al tiempo que pidió a la OEA que convoque «de emergencia» al Consejo Permanente.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, calificó la decisión del Supremo de «autogolpe de Estado», tras lo que dijo que es «urgente» la convocatoria de un Consejo Permanente en el marco del artículo 29 de la Carta Democrática».

Fuentes del Gobierno peruano anunciaron la retirada definitiva de su embajador en Venezuela, además de señalar que han iniciado consultas con países de la OEA para que en el marco de la Carta Democrática se adopten con la mayor urgencia las medidas que correspondan ante la evidente ruptura del orden constitucional y democrático. El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, dijo que es «inaceptable» lo que sucede en el país.

También la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, calificó de «muy preocupante» los acontecimientos que se desarrollan en Venezuela, y convocó a su embajador en Caracas a «informar» sobre la situación. El canciller chileno. Heraldo Muñoz, dijo que lo ideal es que «los propios venezolanos resuelvan sus asuntos», pero «claramente esto va en la dirección opuesta».

En la misma línea, desde Brasil se repudió la sentencia que ha suspendido «arbitrariamente» la inmunidad de los parlamentarios venezolanos y dijo que mantendrá su política de examinar la «preocupante situación» conjuntamente con todos los países de la región.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, llamó a «recomponer el orden democrático» e insistió en la necesidad de que se cumpla con un calendario electoral y se liberen a los «presos políticos.

Desde EEUU, se ha pedido al Gobierno venezolano que permita a la Asamblea Nacional «desempeñar sus funciones constitucionales, celebrar elecciones lo antes posible e inmediatamente liberar a todos los presos políticos».

Por otro lado, la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, advirtió de que la decisión del Supremo de Venezuela «pone en cuestión» los poderes constitucionales de la Asamblea Nacional». Mogherini aseguró que es «de suma importancia establecer un claro calendario electoral y respetar a la Asamblea Nacional y a toros sus miembros, como prevé la constitución».

La portavoz del Servicio de Acción Exterior de la UE, Maja Kocijancic, pidió al presidente venezolano, Nicolás Maduro, que trabaje «con todos los actores e instituciones» de Venezuela

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar