Adiós a la Unión Europea en la prensa española

EL PAÍS. EL GOBIERNO BRITÁNICO APUESTA POR UNA NEGOCIACIÓN DURA Y SIN CONCESIONES

«Que la activación ayer del abandono británico del proyecto de integración se produzca cuando todavía resuenan los ecos de las celebraciones del 60º aniversario de los tratados de Roma es mucho más que una cruel ironía de la historia. Es la triste constatación de un fracaso que ha hecho realidad lo inconcebible hace apenas un par de años». «No nos podemos llevar a engaño. Por mucho que ayer Theresa May insistiera en que perseguirá una ‘relación profunda y especial’ con la UE, la carta de seis folios firmada por ella misma y entregada ayer al presidente del Consejo de la UE, significa de hecho la voluntad de romper con la relación profunda y especial que ya tenía Londres con el resto de Estados miembros de la Unión».

«Lo único seguro que queda sobre el Brexit es la enseñanza de las nefastas consecuencias que tiene la estrategia demagógica de apelar a la voluntad de los votantes cuando uno es incapaz de afrontar las propias responsabilidades». «Las negociaciones del Brexit arrancan pues sin acuerdo sobre qué se está negociando o cómo se va a negociar». «Los responsables de la Unión deberían tomar buena nota y defender, más que nunca, el sentido y viabilidad del proyecto puesto en pie por Robert Schumann, Konrad Adenauer y otros».

 

EL MUNDO: EL ESPINOSO DIVORCIO DE LONDRES DE LA UE

«El de ayer fue un día amargo para cualquier europeísta. No por anunciada dejó de resultar triste la secuencia de la entrega del embajador británico en la UE al presidente del Consejo de la carta del Gobierno de Londres invocando el ya famoso artículo 50 del Tratado de Lisboa». «Resulta difícil asumir que el club comunitario deberá seguir la senda de la integración sin contar con un social al que el conjunto de los europeos amamos tan profundamente, con el que compartimos tantos valores, tradiciones, manifestaciones culturales o deportivas y principios políticos y morales». «Los Veintisiete deben preparase para una ardua negociación con Londres que exige, antes que nada, altura de miras y responsabilidad para actuar como un solo bloque, sin fisuras».

«La libre circulación es un principio fundamental que Londres no puede conculcar durante el tiempo que se prolongue la negociación con Bruselas». «A todas las partes interesa un acuerdo lo más satisfactorio posible. Pero Londres no puede aspirar ni al ventajismo ni a soluciones a su medida». «Todos salimos perdiendo con el Brexit. Y esos perjuicios de abandonar la UE deben ser visibles para los ciudadanos. De lo contrario, en pleno auge de los populismos, no tardarían en salir imitadores de Londres entre los Veintisiete, dando al traste con ello a la UE».

 

ABC: TORPE ADIÓS DE GRAN BRETAÑA A LA UE

 

«Ayer se consumó la entrega oficial de la carta del Gobierno británico al presidente del Consejo Europeo, anunciando su intención de abandonar la UE». «Si hasta entonces existía la posibilidad de revertir este desgraciado proceso, a partir de ese instante todo cambió y, aunque las negociaciones se desarrollen de la mejor manera, no existe ninguna posibilidad de que las consecuencias sean buenas ni para la UE ni, mucho menos, para Gran Bretaña». «El objetivo de este proceso ha de ser minimizar los daños que va a provocar la insensata decisión británica de romper con sus aliados de más de cuarenta años».

«La UE se ve amputada de uno de sus socios estratégicos esenciales y abre una puerta que jamás creyó que algún país franquearía, pero la peor parte será, sin duda, para el Reino Unido». «En el terreno económico, Londres va a perder el acceso a su principal mercado, No menos graves van a ser las tensiones políticas provocadas por el Brexiten el interior del país, en Escocia e Irlanda del Norte». «Ni la perspectiva de que para millones de británicos la vida se vuelva ahora más difícil, con la súbita aparición de fronteras y distancias que hasta ahora no existían». «Del lado europeo, todos los pasos deben tener como objeto preservar los intereses de la UE por encima de todo, con un resultado final que debe dejar claro que es mejor estar en la Unión que fuera de ella».

 

EL PERIÓDICO: LA DURA NEGOCIACIÓN DEL ‘BREXIT’

«El que ha sido considerado uno de los proyectos políticos más importantes en la segunda mitad del siglo XX, la UE, recibía ayer un potente torpedo con la carta de Theresa May invocando el artículo por el que el Reino Unido se va». «Vienen ahora dos años muy duros para ambas partes. Se sabe cuándo empiezan unas negociaciones, perO no cuándo y cómo se terminarán». «La postura británica es de firmeza. Pero también lo es la de Angela Merkel, que ayer mismo rechazó los términos que propone May en su carta, en la que junto a elogios a principios europeos como los valores democráticos y liberales incluye de forma no muy velada algunas amenazas».

«La UE debe aprovechar este momento para reforzar las instituciones, hacerlas más democráticas y, sobre todo, ponerlas de verdad al servicio de los ciudadanos». «El mismo populismo que alentó el Brexit se repite en otros países. El de ayer es un día triste en la historia de la construcción europea, porque lo que parecía imposible, su deconstrucción, se ha abierto camino, y lo ha hecho basándose en una suma de errores y de falsedades».

LA RAZÓN: HAY QUE GANAR EL PULSO A LONDRES

«No conviene dejarse adormecer por el amable tono de la carta de ruptura que ayer entregó el embajador del Reino Unido al presidente del Consejo Europeo, ni mucho menos olvidar que el Brexit lleva en su seno una carga de profundidad contra la misma esencia de la UE». «El Gobierno de Londres va a tratar de explotar en beneficio propio todos y cada uno de los desencuentros de sus antiguos socios». «El Gobierno de Londres mantiene, a pesar de sus buenas palabras, la indefinición sobre el estatus que tendrán los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido, lo que convierte, de hecho, en rehenes, a los tres millones de europeos que allí residen».

«Tal vez convendría asumir desde un principio que la salida del Reino Unido de Europa va a provocar daños inevitables al conjunto de la UE, y no sólo en términos de crecimiento económico». «Una vez reconocido que el coste cero del divorcio es utópico, se trata de limitar los daños en lo posible y, sobre todo, salvaguardar la unidad de Europa de los embates nacionalistas». «La UE debe mostrarse como un solo bloque sólido. Bruselas tendrá que mantener la serenidad frente a los previsibles bandazos de un Gobierno con una primera ministra, que se ha demostrado superada por una coyuntura histórica».

 

EL ECONOMISTA: EL ARDUO CAMINO HACIA EL ‘BREXIT’

«La primera ministra británica quiso que el inicio oficial del proceso que sacará a Reino Unido de la UE fuera algo más que un acto protocolario». «Ayer quedó claro que las dificultades procedentes del exterior no son menores». «La pretensión británica de negociar, al mismo tiempo, los términos de la separación y el nuevo status de las relaciones del país con el resto de la UE, se ha estrellado contra la oposición alemana». «La postura de Berlín tiene una base sólida. La separación ya es, por sí sola, una cuestión muy compleja». «El propósito británico es lograr un acuerdo comercial a medida». «El Brexit, por tanto, ha comenzado oficialmente, pero sólo ha dado un primer paso en lo que se prevé un arduo camino».

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar