Sánchez reune a tres mil personas en Valencia y Patxi Lopez pide un debate a tres

Como réplica al acto de presentación de la candidatura de Susana Díaz, según interpretan algunos diarios, el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez protagonizó ayer un acto ante cerca de 3.000 personas en Burjassot (Valencia). En su intervención, dijo que los socialistas se encuentran ante una «encrucijada» en las elecciones primarias que celebrarán en mayo, debido a que «hay varios candidatos», aunque en su opinión «solo hay dos opciones»: «Un PSOE del siglo XX o un PSOE de izquierdas y del siglo XXI», al que dijo representar.

Asimismo, Sánchez aseguró que, si gana, «el día después de las primarias» dirá «sí a la unidad del PSOE y no a los Presupuestos de Mariano Rajoy». También señaló que «nunca» un socialista será su rival porque «el adversario es el PP y los poderes políticos que lo sustentan». «Demos un ejemplo de compañerismo, de dignidad y de autonomía política, porque en las primarias solo hay un ganador, el PSOE», afirmó. El ex secretario general de los socialistas estuvo acompañado en su visita a Burjassot por el eurodiputado socialista Andrés Perelló, el diputado en el Congreso Odón Elorza, el también diputado y secretario general del PSOE en la provincia de Valencia, José Luis Ábalos, el alcalde de Burjassot, Rafa García, y el portavoz socialista en las Corts Valencianes, Manolo Mata, entre otros.

POR UN DEBATE A TRES

 

El tercer aspirante a la Secretaría General del PSOE, Patxi López, por su parte, hizo ayer un llamamiento a los socialistas a dejar atrás las «peleas de barrio» y pidió a la gestora del partido que organice debates abiertos para que los tres candidatos puedan «contrastar propuestas». Así lo reclamó en un encuentro con militantes en el municipio cántabro de Torrelavega, en el que calificó de «buena noticia» el hecho de que ya se conozcan los tres candidatos que optan a dirigir el PSOE. «Bienvenidas sean todas las candidaturas», afirmó, para añadir que frente a quienes apuestan en la campaña por «grandes mítines, la movilización de autobuses y grandes arropes del aparato», él prefiere una «conversación» con aquellos militantes que no quieren el «choque de trenes». En esta línea, reivindicó un PSOE «unido, autónomo y ganador, sin complejos, que no sea ni sostén del PP ni acompañante de Podemos». «Vamos a defender lo que es nuestro, con entrega absoluta, y no a media jornada», concluyó.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar