Los líderes de la UE apuestan por una Europa fuerte y unida pese al brexit

 

Los líderes europeos se reunieron ayer en Roma para celebrar el 60º aniversario de la creación de la UE, marcado por la próxima salida de Reino Unido de la Unión. Con la ausencia de la primera ministra británica, Theresa May, los máximos mandatarios europeos firmaron una declaración en la que arremeten contra los nacionalismos, se comprometen a trabajar por una Europa unida, segura y protegida, que genere crecimiento y empleo, promueva el progreso económico y social y tenga mayor peso en la escena mundial. Además, apuestan por seguir avanzando para construir una «unión de paz y progreso», aunque a diferentes velocidades. «Actuaremos juntos, a distintos ritmos y con distinta intensidad cuando sea necesario, mientras avanzamos en la misma dirección, como hemos hecho en el pasado, de conformidad con los Tratados y manteniendo la puerta abierta a quienes quieran unirse más adelante. Nuestra Unión es indivisa e indivisible», se afirma en el documento.

En la declaración firmada en Roma, los Veintisiete aseguran que «la unidad europea empezó como el sueño de unos pocos y se ha convertido en la esperanza de todos». Sin embargo, los líderes de la UE no ignoran los riesgos de una Europa cada vez más dividida por asuntos como la migración, la economía o el desafío de los partidos populistas. En el ámbito de la seguridad, abogan por una UE «en la que todos los ciudadanos se sientan seguros y puedan circular libremente», y en la que «las fronteras exteriores estén protegidas, con una política migratoria eficaz, responsable y sostenible, que respete las normas internacionales; una Europa decida a luchar contra el terrorismo y la delincuencia organizada». También apuestan por una «Europa social», basada en el crecimiento sostenible, que promueva el progreso económico y social, así como «el comercio libre y justo, y una política climática mundial positiva».

Pese a los problemas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ofreció un discurso optimista: «Debemos estar orgullosos de Europa porque hemos alcanzado logros que pensábamos que no seríamos capaces de tener, hemos logrado unir la historia y la geografía de Europa y lo hemos hechos con paciencia, voluntad perseverancia y determinación que necesitan las grandes ambiciones». El anfitrión del encuentro, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, se comprometió a que los ciudadanos europeos puedan ver avances en breve: «Dentro de un año espero una definición de la defensa europea. Así como avances en política económica y social, porque es evidente que la recuperación necesita ser acompañada de un impulso creciente en lo social».

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, defendió la UE como antídoto frente a los nacionalismos populistas. «Hay que cambiar, si no queremos que los ciudadanos acudan a los populistas», afirma en una entrevista que hoy publica ABC, en la que pronostica que, tras el Brexit, «España va a subir mucho, va a ser uno de los protagonistas de la acción europea en los próximos diez años».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar