La prensa editorializa sobre el atentado terrorista de Londres

EL PAÍS: EL TERROR VUELVE A EUROPA

El atentado de ayer en el puente de Westminster prueba que la voluntad de hacer daño del terrorismo no puede darse nunca por desactivada y que «no se puede bajar la guardia ante un fenómeno que amenaza un modo de vida basado en la libertad individual y la democracia». Estamos ante «una patente demostración de que en este mundo globalizado la insularidad y el aislamiento no ofrecen salvaguardias adicionales frente al terror». Reino Unido se encuentra inmerso en un complejo y, en bastantes sentidos, traumático proceso de redefinición tanto de su identidad nacional como de sus alianzas internacionales. «El shock del terrorismo debería servir para recordarnos a todos que, por encima de nuestras diferencias en torno al Brexit, que son profundas y no fáciles de resolver, compartimos un único espacio de libertad, prosperidad y seguridad que tenemos la obligación de preservar, y hacerlo de forma colectiva, en beneficio de los ciudadanos». Londres representa como ninguna otra ciudad el paradigma de la convivencia, la apertura y la tolerancia. «Nuestra solidaridad con los londinenses y con el pueblo británico».

ABC: LA AMENAZA YIHADISTA COMPETE A TODOS

El atentado que sufrió ayer Londres «vuelve a poner de manifiesto que tanto Europa, como Occidente en su conjunto, están inmersos en un estado de guerra permanente contra los radicales y fanáticos que pretenden acabar con el marco de derechos y libertades fundamentales que impera en el mundo civilizado». «Nadie es ajeno a esta amenaza, tampoco España que, hasta el momento, ha logrado eludir esta reciente y atroz ronda de atentados gracias a la efectividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tras desactivar decenas de células terroristas y potenciales combatientes de Daesh». Con independencia de dónde se produzca el golpe, el ataque es contra todos. «Las víctimas de Londres son las de Europa». Dada la dificultad de esta lucha, protagonizada por lobos solitarios a nivel interno y complejas organizaciones que actúan desde el exterior, es fundamental que todos los partidos, estados miembros, instituciones comunitarias y países aliados actúen de forma coordinada y unida contra esta lacra, especialmente a nivel militar y de seguridad. «La amenaza yihadista compete a todos».

LA VANGUARDIA: PROFESIONALIDAD Y VALOR DE LAS FUERZAS DE SEGURIDAD FRENTE AL TERRORISMO ISLAMISTA

Como un goteo imparable, Europa sufre una nueva versión del terror: las acciones de un individuo – o dos o tres pero sin alcanzar el grado de célula – que sin necesidad de una gran sofisticación logística consigue causar el pánico local y proyectar a todo el mundo, al instante, repulsión e inseguridad, lo que «contribuye a crear una sensación de vulnerabilidad a escala planetaria, sin necesidad de grandes matanzas». La gran novedad del terrorismo islamista es su capacidad para hallar individuos dispuestos a perder la vida en los atentados. La razón de esta nueva forma de ataques más primitivos parece estar en la efectividad de los nuevos protocolos y la desarticulación de complots ambiciosos que requieren células y un trabajo colectivo más susceptible de ser detectado por los servicios de seguridad. Como sucedió el sábado pasado en Orly, los agentes desplegados en Westminster actuaron con arrojo y valentía. «Donde no llega la tecnología, el espionaje o las vigilancias, hay policías y militares abnegados que responden al terrorismo de autor con profesionalidad y valor».

EL PERIÓDICO: LOS TERRORISTAS NO NECESITAN VIAJAR PARA ATACAR EN SUELO EUROPEO

«Lo ocurrido a los pies del Big Ben indica que por mucha normativa que haya el terrorismo encontrará siempre la forma de orillarla». El atentado se produjo horas después de que el Gobierno británico, junto con el de EEUU, decretara la prohibición – polémica por poco eficaz- de llevar aparatos electrónicos como portátiles o tabletas en cabina a los pasajeros en vuelo directo desde una serie de países de mayoría musulmana. «Como han demostrado otros ataques en suelo europeo, el terrorista no necesita viajar». El miedo no debe apoderarse de nosotros, «la mejor arma para combatirlo es la información, unas fuerzas de seguridad competentes que dispongan de todos los medios necesarios y la defensa de nuestros valores».

LA RAZÓN: EUROPA UNIDA CONTRA EL TERROR

Si bajo la conmoción de la tragedia soluciones drásticas como recuperar el control de las fronteras interiores o discriminar la inmigración por su origen parecen las más eficaces, «lo cierto es que la misma naturaleza del terrorismo islamista, surgido de entre las propias comunidades musulmanas asentadas en Europa y llevado a cabo por individuos solitarios con escasa o ninguna infraestructura, las rinden prácticamente inútiles». Si bien hay que asumir que la seguridad total es imposible frente a este tipo de terrorismo, «lo cierto es que la mejor política es la que está llevando a cabo España, que gracias a la implacable dedicación y profesionalidad de sus Fuerzas de Seguridad, sostiene una labor preventiva de información sobre aquellos núcleos de población más susceptibles de entrar en procesos de radicalización, pero que asimismo ha establecido estrechos lazos de colaboración con las policías y servicios de información de otros países musulmanes, como Marruecos o Túnez. Pese al Brexit, Londres «debería intentar mantener y, en su caso, estrechar los lazos con sus antiguos socios en materia de seguridad».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar