Los candidatos a dirigir el PSOE llaman a la unidad tras las primarias

A la espera de que el próximo domingo la presidenta de la Junta de Andalucía haga oficial su candidatura a la secretaria general del PSOE, los tres dirigentes socialistas que optarán al puesto, Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López, protagonizaron ayer sendos mítines en los que reclamaron el apoyo de los militantes, bajo un denominador común, según destacan varios diarios, el llamamiento a la unidad y la promesa de sumarse al proyecto del candidato ganador «para poder derrotar a la derecha».

Pedro Sánchez, que ayer visitó Granada, considera que el PSOE se encuentra en una «encrucijada» entre dos modelos, «el de la gestora, que defendió la abstención en la investidura de Rajoy», y el suyo, «que quiere convertirse en el verdadero referente de la izquierda».

El exsecretario general aseguró que su intención es que exista un PSOE «unido» y se mostró confiado en que estas primarias, que «legitiman al partido y a los militantes», sirvan para que ningún otro secretario general «tenga que pagar el precio» que él pagó. Por otra parte, pidió que se deje de hablar de «lo conseguido» y se comience a hablar de lo que se conseguirá, dado que España «no es la misma de hace 35 años y el PSOE tampoco», por lo que no puede quedarse «anclado» en soluciones de entonces.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, por su parte, subrayó ayer el orgullo que siente de formar parte del PSOE, e hizo un llamamiento a la unidad interna para lograr «un partido fraternal, con un liderazgo fraternal en el que la única palabra que una sea compañero». Desde Cartagena, la presidenta andaluza comentó que desde que anunció que presentaría su candidatura, ha vivido el proceso con «ilusión y alegría», pero también con «ánimo y fortaleza». «Cuando el PSOE no está bien, España lo nota», por lo que, dijo, «hay que seguir avanzando y cambiando con un partido reformado y transformado». En su intervención, Díaz advirtió de que Murcia tiene «un problema de regeneración democrática», con un presidente, Pedro Antonio Sánchez, que se quiere «aferrar al sillón». Por eso, cree que el PSOE «es la única esperanza de aire fresco».

Finalmente, desde Lugo, Patxi López insistió en defender su proyecto de unidad para «evitar el choque de trenes» entre las opciones de Pedro Sánchez y Susana Díaz. Según López, «la militancia no quiere un partido dividido, sino que desea que las primarias se conviertan en una oportunidad para unir a los socialistas y no para enfrentarlos».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar