Dos empresarios admiten que facturaron al Palau servicios prestados a CDC

Dos directivos de empresas proveedoras de CDC reconocieron ayer ante la Audiencia de Barcelona que giraron facturas al Palau de la Música para justificar servicios prestados a Convergència, y que era la propia dirección del partido la que les conminaba a cobrar a través de la institución. Miguel Giménez Salinas, exconsejero delegado de la empresa de publicidad Altraforma, aseguró que entre 2006 y 2007 cargó al Palau tres facturas por un total de 190.778 euros que correspondían a servicios prestados a CDC. Juan Manuel Parra, de la empresa Hispart, dijo que cargó a la institución trece facturas por un valor total de 824.299 euros que correspondían a los servicios a Convergència con motivo de las elecciones generales de 2004. Parra desveló que fue el extesorero de CDC Carles Torrent quien le dio las instrucciones, e insistió en que el también extesorero Daniel Osàcar no sabía «absolutamente nada».

También declararon ayer los exdirectivos de Ferrovial Pedro Buenaventura y Juan Elizaga, quienes negaron con «rotundidad» que los patrocinios que destinaron al Palau ocultaran comisiones a CDC y aseguraron que no conocían a los responsables de finanzas de la formación nacionalista. Según explicaron, los patrocinios que Ferrovial destinó al Palau pretendían dar a conocer a la constructora en Cataluña asociándola a una institución de «prestigio».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar